Boca perdió y está muy complicado

Deportes

El empate del viernes de San Lorenzo tuvo gran valor porque perdieron sus perseguidores Boca y Estudiantes, y ahora el equipo azulgrana tiene el campeonato servido. Cuando faltan seis puntos por disputarse, le lleva esa misma cantidad de unidades a Estudiantes y cuatro a Boca, por lo que ganándole a Arsenal el próximo domingo es campeón del Clausura. Boca tuvo la peor semana de su vida, ya que perdió el jueves 3 a 1 con el Cúcuta y ayer por 2 a 1 ante Colón, por lo que quedó complicado tanto en la Copa Libertadores como en el campeonato.

Boca se puede quedar con las manos vacías. En una semana fatal, sumó su segunda derrota, esta vez contra Colón por el torneo Clausura, y puede quedarse sin la Copa y sin el campeonato.

Después de la derrota ante el Cúcuta, Miguel Russo reservó a sus principales jugadores para el jueves y el equipo se resintió en su funcionamiento.

Fue un conjunto con más lucha que fútbol y que atacó con largos pelotazos en procura de Marioni y de Boselli.

Colón, por su parte, intentó manejar la pelota desde la habilidad de Freddy Grisales y atacó permanentemente, aunque sin mucho peligro para el arco de Migliore.

Tanto que la apertura del marcador llegó con un remate de 30 metros del colombiano Grisales, en una jugada individual.

Boca, teniendo menos la pelota, había llegado en la misma proporción que Colón y hasta Tombolini había tenido tres tapadas brillantes ante Mauro Boselli. Pero Boselli insistió y terminó empatando al aprovechar un rebote en el arquero de un remate de Dátolo.

En la segunda etapa, el partido se emparejó en la mitad de la cancha. Empezó a crecer la figura de Sebastián Battaglia, y a partir de su ubicuidad Boca empezó a crecer, aunque sin llegadas al arco de Tombolini. Por eso, Russo primero apeló a Riquelme y después a Palacio y a Palermo para cambiar la historia.

Colón sintió el esfuerzo físico del primer tiempo y retrasó sus líneas para jugar de contraataque. La figura de Grisales se fue desdibujando, tanto que Astrada decidió reemplazarlo por Emanuel Centurión. Boca manejó la pelota con más prolijidad, pero no encontró la forma de arrimarse a Tombolini por la firmeza de la defensa de Colón, y cuando parecía que el empate estaba decretado, hubo un largo pelotazo de Barrado a Sand, desborde y centro del ex River, y Rubén Ramírez (que había entrado hacía cuatro minutos por Enría) anticipó a Daniel Díaz y marcó el gol.

Un gol que no le dio tiempo a Boca para reaccionar y que lo alejó, casi definitivamente, de la lucha por el título del Clausura.

Los jugadores y el técnico insistían ante tanto triunfalismo: « Todavía no ganamos nada» y ahora dirán: «Todavía no perdimos nada». Boca sigue en la lucha en los dos frentes, pero ahora con pronóstico desfavorable.

Dejá tu comentario