Boca, en vuelo tras una ilusión

Deportes

«Mire, mire, que locura, mire, mire que emoción; ése es el famoso Boca que viaja a Tokio para ser campeón»... Esa fue la canción que más entonaron los hinchas en la despedida tumultuosa que tuvo el plantel, que partió hacia Japón para jugar el martes 28 la final de la Copa Intercontinental ante Real Madrid.

Tal como se había anunciado, veintiún futbolistas y el cuerpo técnico abordaron en medio de un desorden generalizado un vuelo que hará escalas en San Pablo y Los Angeles, antes de arribar a la capital japonesa.

La presencia de los jugadores provocó momentos de histeria en una centena de hinchas que intentaron por todos los medios obtener algún tipo de recuerdo de sus ídolos, en lo que consideran un momento histórico del club. Las escenas de mayor tensión se vivieron cerca de las 17, cuando alrededor de veinte fanáticos quisieron abordar por la fuerza el micro que acercó a los jugadores hasta el lugar donde tomaron el vuelo que los trasladaría hacia la ciudad de San Pablo.

Integran el plantel Oscar Córdoba, Roberto Abbondancieri, Hugo Ibarra, Jorge Bermúdez, Aníbal Matellán, Daniel Fagiani, Nicolás Burdisso, Cristian Traverso, Hernán Medina, Julio Marchant, Mauricio Serna, José Pereda, Sebastián Battaglia, José Basualdo, Juan Riquelme, Gustavo Barros Schelotto, Martín Palermo, Antonio Barijho, Marcelo Delgado, Guillermo Barros Schelotto y Fernando Pandolfi.

A pedido del cuerpo médico de Boca, la línea aérea decidió servir el desayuno poco antes de la escala en San Pablo, donde hará una combinación rumbo a Los Angeles para facilitar la adaptación al cambio de horario. Luego, desde esa ciudad norteamericana la delegación seguirá rumbo a Tokio, donde llegará mañana por la tarde, en la madrugada de Argentina. Además, los jugadores comenzaron a tomar unas pastillas que inducen el sueño antes de viajar a la capital japonesa. A partir del jueves, los futbolistas practicarán en doble turno a la espera del encuentro contra Real Madrid.

Dejá tu comentario