Coronavirus: Infantino felicitó a clubes italianos por una solidaria decisión

Deportes

Reggina, Catanzaro, Vibonese y Rende, todos clubes de Calabria realizan colectas para ayudar al banco de alimentos de la zona en su lucha contra el coronavirus.

Se dice que quienes menos tienen suelen ser los más generosos y cuatro clubes de la Lega Pro, tercera categoría del fútbol italiano obligada a ajustarse en tiempos de pandemia, son la muestra cabal de esa afirmación con una medida para colaborar en plena pandemia de coronavirus que cautivó al mismísimo presidente de la FIFA, Gianni Infantino.

"Que bella historia. Calabria es tierra de personas con un enorme sentido de la solidaridad", destacó Infantino, presidente de la FIFA, conmovido por el gesto de Reggina, Catanzaro, Vibonese y Rende, que pertenecen a esa región.

Esos cuatro clubes impulsan una campaña de recolección de fondos a beneficio del Banco de Alimentos de Calabria para llevar un plato de comida a las familias que más lo necesitan en épocas en las que el coronavirus agrava las miserias.

Procedente de una familia de origen calabrés, Infantino se mostró orgulloso por la iniciativa y felicitó a los cuatro clubes en un mensaje dirigido a Francesco Ghirelli, presidente de la Lega Pro.

"Un abrazo y mis felicitaciones a esas cuatro entidades", envió el titular de la FIFA al destacar la solidaridad calabresa en tiempos difíciles para el fútbol italiano y también para una categoría que siente aún más los efectos de la crisis que produce el parate por coronavirus.

En su mensaje, Infantino destacó que "hace poco hablaba con el presidente de la federación de Vanuatu, que fue azotado por un ciclón que trajo aparejada tanta o más destrucción que este maldito virus".

"Allí la gente no tenía ya casi nada, pero también mostró una enorme solidaridad hacia las familias más necesitadas. Ojalá sea un gesto que revitalice la esperanza de poder tener un mundo mejor a partir de ahora", auguró Infantino.

"Depende también de nosotros mismos", completó Infantino al reconocer también el esfuerzo de los cuatro clubes calabreses cuyos fanáticos también dejaron de lado la rivalidad para unirse en una cruzada en favor de quienes más lo necesitan en plena pandemia del coronavirus.

La iniciativa bautizada como "una entrada solidaria", a un costo de cinco euros por unidad, apunta a recolectar fondos para garantizar un plato de comida en los hogares con menos recursos golpeados ahora también por el coronavirus.

Un gesto por demás elogiable sobre todo porque no se trata de los "poderosos" del "Calcio", que hoy ven con alarma –salvo excepciones- como el "tsunami" del coronavirus amenaza con hacer trizas sus finanzas.

Qué decir entonces de los clubes de la Lega Pro, donde el "80 % los jugadores vive con unos mil o mil quinientos euros mensuales y perder todo o parte de ese dinero te deja prácticamente en la vía", afirma Riccardo Mengoni.

El arquero de 34 años con una carrera totalmente realizada en las categorías de ascenso y hoy en Vibonese, de la tercera división, está en las antípodas de estrellas del fútbol como Cristiano Ronaldo o Zlatan Ibrahimovic, en materia de ingresos.

Por eso, a diferencia de aquellos planteles de la Serie A que como Juventus acordaron una rebaja salarial, Mengoni coincide en la necesidad de echar mano al aporte del gobierno para afrontar la crisis derivada de la pandemia.

La idea es que se les permita acceder a la "caja de integración" a aquellos futbolistas que perciben hasta un tope de 50.000 euros anuales y a los clubes del ascenso a la ayuda económica del Estado.

"De por sí, los montos de los contratos bajaron mucho y por eso para alguien que juega en un club de tercera división perder un sueldo o un porcentaje de su salario es terminal", reitera el arquero.

"Mi club pretende garantizar el salario completo de todos nosotros y está dirigido por personas que valen oro. Espero que otros dirigentes los imiten porque una confrontación en este momento no sería aconsejable", agrega.

En lo que sí coincide Mengoni con los "grandes" del Calcio es en completar los campeonatos para evitar el devastador efecto que una conclusión anticipada, como ocurrió en otros deportes, tendría a nivel financiero sobre todo en los más "chicos".

Ghirelli, aquel al que Infantino envió sus felicitaciones por el gesto de los clubes calabreses, también apuesta a "superar la crisis apelando a la unidad" entre las entidades y los sindicatos de futbolistas y entrenadores.

Las partes ya alcanzaron un acuerdo y esa "unidad pone fin a la incertidumbre y al riesgo de naufragio de un fútbol que, si hubiese sido incapaz de unirse, hubiera permitido que toda la casa se derrumbara inexorablemente", según el dirigente.

"Debemos poner a salvo al sistema y para ello resulta imprescindible un plan de emergencia que nos permita dosificar los daños. No tenemos mucho tiempo", advirtió al aclarar que la Lega Pro ya conformó su propio Comité de crisis.

Comité del que también forma parte la Asociación de Fútbolistas Italianos (AIC) presidida por Damiano Tommasi, a quien agradeció por sumarse para "compartir los sacrificios entre todos".

Clubes, futbolistas y entrenadores coincidieron en elevar un pedido al gobierno para que colabore con la supervivencia del fútbol y de quienes dependen de ella también para sobrevivir, según adelantó Ghirelli a ANSA.

Supervivencia que parece estar atada a la posibilidad de completar los campeonatos, según admite Adriano Galliani, exdirectivo del Milan y hoy dirigente del Monza, que manda en la Lega Pro y pugna por ascender a la Serie B.

"Si lo logramos, el daño podría limitarse. De otro modo el sistema quebrará", advirtió lapidario Galliani al coincidir en que "no es lo mismo recortar el salario de una estrella que a un jugador del ascenso. Debe evaluarse caso por caso", propone.

El coronavirus pone en jaque al fútbol italiano, pero la solidaridad de los más humildes puede ser la llave para que el daño sea lo menor posible.

Dejá tu comentario