Demasiado premio para Boca

Deportes

Boca ganó con el overol puesto un partido en el que debió defenderse mucho más que atacar. Metido en el borde de su área por un Gimnasia impetuoso, pero muy desordenado, tuvo que apelar a la experiencia y la capacidad de Rolando Schiavi y Roberto Abbondanzieri para sostener el 1 a 0 y llevarse los tres puntos. Para los platenses las connotaciones fueron distintas: tanto, que Carlos Ischia presentó su renuncia.

El partido tuvo dos momentos completamente diferentes y que se dividen a partir del gol de Cagna (buen remate desde fuera del área que sorprendió a Bobadilla). Uno fue en la primera parte, cuando el desarrollo fue parejo, con mucha lucha en la mitad de la cancha y pocas situaciones de gol. La otra, cuando Gimnasia intentó atacar con los desbordes de Enría y el manejo hábil, pero poco inteligente de Lucas Lobos.

Boca, en cambio, buscó con la movilidad de Delgado por los dos costados y con Palermo, metido entre los zagueros rivales. En síntesis, tuvieron dos jugadas claras de gol cada uno, pero Boca convirtió una de las suyas y se puso en ventaja.

A partir del gol empezó otro partido, con Boca defendiéndose. Dos líneas de cuatro y sus hombres cada vez más metidos en su propio campo. Gimnasia se adueñó de la pelota y la manejó casi en exclusividad, pero le faltaron ideas para superar a una defensa, que por momentos pareció heroica.

En su desesperación por empatar, Gimnasia se excedió en buscar el juegoaéreo y allí Schiavi se volvió infranqueable, tanto que se convirtió en la figura de la cancha y cuando era superado detrás estuvo la seguridad de Abbondanzieri para salvar cualquier situación de gol en última instancia.

Boca obtuvo una victoria que va a repercutir más en lo anímico que en lo futbolístico. El equipo no jugó bien. Principalmente no supo cómo defenderse lejos de su área y prácticamente no sacó nunca el contraataque, pero el triunfo llega a poner alivio después de una semana donde se habló de crisis y se puso en discusión la continuidad del director técnico, Jorge Benítez. Ahora le toca viajar a México para jugar con Pachuca el miércoles por la Copa Libertadores, pero allí será otra historia.

Dejá tu comentario