3 de marzo 2011 - 11:15

El sueño de la Ensaladera se pone en marcha

El equipo argentino de Copa Davis que afrontará desde mañana la serie de Copa Davis ante Rumania.
El equipo argentino de Copa Davis que afrontará desde mañana la serie de Copa Davis ante Rumania.
El tiempo de las especulaciones llegó a su fin. Finalmente, y tal como se dejó entrever durante la semana, David Nalbandian y Juan Mónaco serán los singlistas y Juan Ignacio Chela y Eduardo Schwank los doblistas designados por Modesto Vázquez para enfrentar desde mañana a las 11 a Rumania, en el estadio Mary Terán de Weiss , en Villa Soldati, por la primera ronda de la Copa Davis.

Según el sorteo realizado hoy a la mañana en la sede del Gobierno de la Ciudad, y que contó con la presencia del jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, el cordobés, N°19 del mundo, abrirá la serie ante Adrian Ungur (N°183), en lo que será el primer enfrentamiento entre ambos . A continuación, Mónaco (N°33) se medirá con Victor Hanescu (N°59), con quien está 1-1 en el historial, aunque la mejor raqueta rumana se llevó el último éxito, el año pasado en la segunda ronda del Masters 1000 de Roma, sobre polvo de ladrillo.

Jugar la Copa Davis es algo especial. Ningún partido del circuito te da esa sensación. Ser locales tiene un condimento muy lindo que es la motivación. Y encima el sorteo empezó bien, resaltó Nalbandian, que en los papeles tiene un partido accesible ante Ungur, aunque todo dependerá de cómo le responda el cuerpo, que lidia con una hernia inguinal.

Estoy mucho mejor de la lesión. No me impedirá jugar, respondió tajante el as argentino cuando se le preguntó sobre sus condiciones atléticas. Acerca de su rival de mañana, David admitió que no lo conoce del todo. No lo vi jugar. Tengo entendido que se adaptó bien al polvo de ladrillo. Sin dudas, Hanescu es el adversario a vencer. Igualmente, no pienso en otra cosa que no sea darle el punto a mi país, enfatizó.

Por último, expresó su deseo de ver el estadio repleto: Es la gente la que le da un condimento especial a la Davis. Jugar de local es único, así que espero ver Parque Roca completo.

Por su lado, Tito Vázquez prefirió aferrarse a la cautela ante tanto pronóstico favorable a la Argentina. "Rumania merece respeto, tiene un buen dobles y a Hanescu, con experiencia en la Davis. De todas maneras, somos los favoritos con la localía y la superficie a nuestro favor, así que podemos ganar los cinco puntos de la serie",
recalcó.

El capitán hizo hincapié durante la semana en la recuperación de Nalbandian y de Chela, que arrastran algunas molestias físicas y preparó especialmente a Mónaco para el duelo ante el N°1 de Rumania. "Hanescu es bueno, no es excelente como Nalbandian, pero su tenis puede complicar. Logramos un objetivo al recuperar físicamente a nuestros jugadores, pero ahora debemos ir por el más importante, que es ratificar en la cancha lo bueno que mostraron en las prácticas", analizó.

Para el dobles del sábado, Tito Vázquez diagramó la dupla con Schwank y Chela, semifinalistas el año pasado en Wimbledon, toda una novedad si se considera el buen desempeño que tuvieron en 2010 Schwank y Zeballos en las series ante Suecia y ante Rusia. En su momento, el capitán adujo falta de rodaje para conformar esta última pareja y se inclinó por el Flaco como ladero del rosarino, tras su sólida actuación en el ATP de Buenos Aires (fue finalista).

El domingo se verán las caras Nalbandian y Hanescu y luego Mónaco ante Ungur, aunque todo dependerá de cómo se vayan dando los partidos previos, ya que se pueden introducir modificaciones hasta una hora antes del duelo. En este sentido, este fin de semana regirá la novedad que implementó la Federación Internacional de Tenis (ITF), referida a que en el caso de que el quinto punto sea irrelevante para el desenlace de la eliminatoria, podrá jugarse al mejor de tres sets o ser cancelado, previo acuerdo entre los capitanes de ambas naciones.

Un año más, el sueño copero se pone en marcha. Con Nalbandian como ícono , la Argentina emprenderá el empinado camino hacia la Ensaladera de Plata con el mote de favorita. Un rótulo de doble filo, que puede derivar en gloria o frustración. Sin medias tintas.

Dejá tu comentario

Te puede interesar