Federer buscará nuevo récord ante Roddick en la final de Wimbledon

Deportes

El estadounidense Andy Roddick es, en la final de Wimbledon, el último obstáculo que le queda al suizo Roger Federer para ganar su 15º título de Grand Slam, estableciendo un nuevo récord con el que confirmarse como el mejor tenista de todos los tiempos.

Por ahora, Federer ha ganado 14 grandes, tantos como Pete Sampras. Pero, al contrario que el estadounidense, el suizo ya se ha adjudicado al menos una vez los cuatro torneos de Grand Slam, después de imponerse por fin en Roland Garros en junio.

Si gana su sexto Wimbledon, Federer recuperará el número uno mundial que le arrebató Rafael Nadal, el mismo hombre que le asestó el año pasado en Wimbledon una de sus "peores derrotas" y que hace seis meses parecía superar al suizo tras su victoria en la final del Open de Australia.

Pero los problemas en las rodillas del español, que le impidieron ganar su quinto Roland Garros, le dejaron fuera de Wimbledon. Sin embargo, Federer sólo se deberá a sí mismo su vuelta al papel principal: en París su voluntad fue inquebrantable y en Londres roza la perfección.

A juzgar por su conferencia de prensa del sábado en Wimbledon, su victoria parece una formalidad incluso para él. Una vez hechos los correspondientes cumplidos al gran servicio de Roddick, no se habló más que de historia y de récords.

Federer, de 28 años, no rechazaba rememorar sus mejores momentos: su primer Grand Slam en Wimbledon en 2003, su quinta victoria consecutiva en Londres en 2007 o la victoria ante Juan Carlos Ferrero en semifinales del Open de Australia 2004 que le dio un número uno mundial que mantuvo cuatro años y medio (otro récord).

El inmaculado torneo que ha hecho en Londres no puede sino darle la razón. En semifinales ante el alemán Tommy Haas, tan sólo perdió once puntos en su servicio y no ha cedido una bola de set en tres partidos.

El año pasado llevaba un recorrido igual de perfecto hasta que se inclinó ante Nadal en el que para muchos es el mejor partido de la historia. Pero, a pesar de su gran partido de semifinales contra el escocés Andy Murray, Roddick no es Nadal.

Puede que Federer se acompleje ante el español, que le ha ganado cinco veces en siete finales de Grand Slam. Pero las cosas son muy diferentes contra Roddick, al que ha ganado 18 veces en 20 enfrentamientos, dos en la final de Wimbledon (2004 y 2005) y una en la del US Open (2006).

El saque de Roddick es demoledor pero no más que el de Ivo Karlovic, al que barrió Federer. En el juego el estadounidense es bastante mejor que el croata y su nivel contra Murray sorprendió, lo que en otros tiempos le habría permitido ser optimista.

Pero el domingo Roddick afronta al que, para muchos, es el mejor jugador de la historia, que juega otra vez a su mejor nivel.

Sin embargo, el número 6 mundial, derrotado hace un año en segunda ronda por el croata Janko Tipsarevic, cree en sus opciones en su primera final de Grand Slam desde la de Nueva York en 2006.

"Tuve momentos de duda, me hice muchas preguntas y pensaba: si no vas a volver a estar en lo más alto, al menos inténtalo", cuenta Roddick.

Dejá tu comentario