Histórico triunfo Pampa en la Vodacom Cup

Deportes

"Llegamos a Sudáfrica con un sueño hace tres meses y ahora podemos celebrar ganar este trofeo," dijo el capitán de Los Pampas XV Miguel de Achával segundos antes de recibir la Copa Vodacom tras derrotar a los Blue Bulls 14 a 9 en una final que deberían haber ganado con mucho menos tensión.

Su equipo fue afectado claramente por los nervios y al querer resolver cosas a las apuradas se vio forzado a errores que ya habían erradicado. Fueron, no obstante, merecidos campeones. Invictos tras once partidos, escribieron una nueva página en la historia del rugby argentino. 

Los Pampas XV ganaron los ocho partidos de la fase clasificatoria jugando un rugby apasionante; al crecer la presión, encontraron la fuerza para ganar en cuartos, semi y la final con presencia y personalidad.  

"Los Pampas XV juegan un maravilloso juego de ataque, pero contra los Bulls demostraron que también pueden ganar jugando feo y no se puede subestimar lo que esta victoria significa no solo individualmente en cuanto a las ambiciones hacia la Copa del Mundo, pero también en el desarrollo del rugby en toda Argentina", decía la página oficial del torneo. 

Trece de estos Pampas fueron convocados para Los Pumas el jueves; el objetivo global del viaje era desarrollar jugadores de calidad para el seleccionado nacional. El triunfo fue un muy celebrado bonus.  

El scrum argentino fue mas que efectivo, al menos la primer hora - al no poder contenerlos, el rival se vio limitado en sus suplentes en la primera línea y el último cuarto se jugó con el scrum sin oposición (ésta es una disposición reglamentaria para evitar lesiones serias). 

Funcionó la defensa argentina y si bien falló el ataque que tan bien había estado en el resto del torneo - aquí tuvieron su culpa los nervios y la humedad de la noche de Potchefstroom - nunca se temió que Blue Bulls pudiera ganar el partido. 

Los primeros cuarenta minutos fueron dominados por Pampas XV aunque no pudieron marcar puntos en cantidad, salvo un penal de Nicolás Sánchez y un buen try de Agustín Gosio. En el minuto 24, los forwards percutieron y cuando no pudieron quebrar cerca del ingoal, la pelota voló a los backs y después de un pase mágico de Martín Landajo, Gosio apoyó el try con que Pampas XV se fue al descanso 8 a 0. 

Los jóvenes Blue Bulls no pudieron contener el scrum Pampa pero desde su dominio en el lineout, pudieron volver a ponerse en carrera. Al contener la plataforma del scrum, pudieron sumar solamente con el pie. 

Después de un segundo penal de Nicolás Sánchez, Marnitz Boshoff aportó el primero de tres penales en el minuto 49. La diferencia de 11 puntos volvió a estar con el único penal de Santiago González Iglesias desde 50 metros. Y a aguantar. 

Pudieron controlar la ansiedad y los nervios. Defendieron los últimos minutos con pasión y se llevaron, de forma mas que merecida, el honor de ser el primer equipo argentino en ganar un torneo profesional. 

Tanteadores: 

Pampas XV 14 - Try : Agustin Gosio. Penales: Nicolás Sánchez (2), Santiago Iglesias. 

Blue Bulls 9 - Penales : Marnitz Boshoff (3). 

Dejá tu comentario