La génesis del "flu flu"

Deportes

El martes 4 de noviembre del 2008 los tres pisaron la sala de conferencias del predio de Ezeiza. Sonrientes, seguros, convencidos. Después de todo, Carlos, Diego y don Julio, juntos, como entrenador, capitán y presidente lograron el último Mundial que Argentina levantó la copa en 1986.

Fue, indudablemente uno de los acontecimientos del año. Todavía no se cumplió el primer año y sin embargo el guión de la película ya ha llegado a un tamaño que podríamos ponerlo a la venta en tomos. Ese día de la presentación, entre sueños, planes, contratos sin firmas pero acordados de palabra, Bilardo, desde su puesto de Manager general de las Selecciones argentinas (sic), habló poco y nada, pero tuvo una participación estelar cuando le demandó a la atestada sala, repleta de periodistas, que debían pegar más, que todo estaba demasiado light y algún reclamo más que no logró entenderse en su idioma propio y único.

De aquel reclamo a este presente, luego de 78 futbolistas convocados y de un par de derrotas inolvidables, pero con el objetivo cumplido del check in hacia Sudáfrica 2010, ha pasado mucha agua debajo del puente, pero la corriente hay cosas que no ha arrastrado, y que afortunadamente el archivo nos ayuda a aclarar dudas. O no. ¿Está todo muy flu flu o la chupamos?

Dejá tu comentario