La Selección, entre el fútbol y controles antidoping

Deportes

La Selección argentina, con 25 de los 26 jugadores convocados por Alejandro Sabella, cumplió este martes su segunda jornada de entrenamientos en el predio de la AFA en Ezeiza, bajo una intensa neblina y con la presencia de Fernando Gago y Ever Banega en el trabajo de campo junto al resto del plantel, en tanto que tras la práctica, la FIFA realizó un sorpresivo control antidoping a varios de los futbolistas.

Gago y Banega, encargados de crear el juego de la Selección y secundar en la recuperación a Javier Mascherano, dejaron atrás sus lesiones que sembraron alarma en la previa de esta última etapa de preparación.

El jugador de Boca había sufrido un esguince de rodilla durante un duelo frente a Colón de Santa Fe por el torneo Final, que en principio le iba a demandar entre 45 y 60 días de recuperación.

Pero este martes, justo cuando se cumplían esos 45 días, "Pintita" Gago estuvo junto al resto del plantel, al igual que Banega, quien tuvo un problema respiratorio justo antes de la anteúltima fecha del torneo Final frente a All Boys.

Lo que comenzó como una gripe se transformó luego en un broncoespasmo pulmonar que hasta obligó a su internación unos días en un hospital, y también había generado preocupación en el cuerpo técnico de Alejandro Sabella.

Pero Sabella pudo disfrutar entonces de un martes por la mañana con una intensa práctica, que dividió entre ejercicios tácticos y físicos, mientras los tres arqueros mundialistas -Sergio Romero, Mariano Andújar y Agustín Orion- realizaban tareas específicas con el encargado del puesto en el cuerpo técnico, Juan José Romero.

Los jugadores, luego de haber pasado la noche en la concentración y desayunado juntos, realizaron una entrada en calor dentro del edificio con el preparador físico Pablo Blanco, ya que en la zona de Ezeiza, la neblina que afectó a la Capital Federal y sus alrededores era muy espesa a las 10:30, cuando estaba previsto el inicio de la práctica.

Por eso, poco después de las 11:15, el plantel y el cuerpo técnico encabezado por Sabella salieron a las canchas del predio, donde repartieron pecheras por primera vez.

No fue una práctica de fútbol, pero sí trabajos en espacios reducidos para activar las fibras rápidas y ejercitar la definición y la resolución de situaciones en pocos segundos.

A diferencia de la primera jornada, las puertas del predio de la AFA continuaron herméticamente cerradas y pese a las lonas verdes que rodean las rejas perimetrales, se pudo espiar un poco más desde uno de los costados de la autopista Ricchieri.

Allí se vio a un Lionel Messi muy activo en el entrenamiento, donde se divirtió apilando rivales y tirando paredes con Sergio "Kun" Agüero.

Sin Ángel Di María, que llegó este martes a la Argentina pero estará de licencia hasta el viernes, Sabella utilizó también a algunos de los sparrings designados por Humberto Grondona -DT de la Selección Sub 20- para viajar a Brasil y ayudar en la preparación de los partidos al conjunto albiceleste.

Sobre el final del entrenamiento, pasado el mediodía, seis médicos representantes de la FIFA arribaron al predio de Ezeiza para realizaron un sorpresivo control antidoping a un grupo de jugadores.

Aunque no fue informado oficialmente a quiénes afectó, se trata de controles de rutina que la casa madre del fútbol mundial realiza habitualmente en la previa de una competencia importante, ya sea de selecciones y de clubes, o incluso durante la misma, como ocurrió en el Mundial de Sudáfrica 2010, cuando en el búnker de Pretoria, la Selección de Diego Maradona debió someterse a estos tests.

Los seis médicos de la FIFA llegaron justo en el final de la práctica matutina del conjunto conducido por Sabella y antes de que los jugadores se retiren, ya que quedaron licenciados hasta el miércoles a las 10:30, comunicaron quiénes debían estar .

El único que no fue sometido a los controles fue Ángel Di María, que fue autorizado por el cuerpo técnico para volver el próximo viernes, por su reciente triunfo en la final de la Liga de Campeones ante Atlético de Madrid.

Estos controles también fueron realizados en los últimos días a las Selecciones de Costa Rica y Chile, pero aún no a Colombia, plantel que también realiza su preparación en Buenos Aires, en el hotel Sofitel Cardales, a 80 kilómetros de la Capital Federal.

La imagen más famosa de un control antidoping para un futbolista argentino es, por lejos, la de la enfermera rubia con Diego Armando Maradona en 1994, que no se borrará de la memoria por lo dolorosa que fue.

Dejá tu comentario