Peñarol no dejó dudas y se consagró campeón

Deportes

Peñarol de Mar del Plata retuvo el título de la Liga Nacional de Básquetbol al derrotar a Atenas de Córdoba por 89 a 83 para sellar así la serie final por un contundente 4-1.

De esta manera, el conjunto marplatense sumó su tercera conquista en 27 ediciones de la Liga. Anteriormente había festejado en la temporada 1993-1994 y 2009-2010.

Casi 8 mil espectadores le dieron un marco gigantesco a un Polideportivo Islas Malvinas, decorado con los colores `azul y blanco`, por doquier.

Los parciales del encuentro, el mejor de los cinco que se jugaron en esta instancia decisiva, resultaron los siguientes: Peñarol 33-26, 49-48, 67-66 y 89-83.

Peñarol tuvo un comienzo arrollador y con la eficacia de Kyle Lamonte fue marcando diferencias. Atenas se mostraba permeable en defensa, mientras la ofensiva estaba trabada

El equipo local logró ponerse 17 a 7 arriba, a los 3 minutos 30 segundos, ya que a la efectividad de Lamonte le sumó la de Sebastián Rodríguez y Leonardo Gutiérrez.

Cuando el equipo visitante mejoró en defensa y comenzó a gravitar Greg Lewis todo cambió. El partido se hizo más equilibrado y las ventajas se redujeron a tres puntos (19-16).

Claro que Peñarol tenía en cancha a Gutiérrez y el ala pivote con una `bomba` llevó las cifras a 26-18, para luego el segmento por 33 a 26.

En el segundo cuarto, Atenas, con sus reservas y con un triple de Miguel Gerlero, se situó a un doble: 33 a 31.

La actitud en defensa y también el ataque de Atenas le dio réditos y consiguió empatar en 33 tantos. Pero volvió Gutiérrez y con otro triple le otorgó una ventaja al local de 46-42.

En el equipo cordobés volvió a aparecer Lewis y empató en 46 tantos, pero enseguida Gutiérrez respondió con otro `bombazo`. Finalmente, el local se quedó con el primer tiempo por apenas un punto (49-48).

En el arranque del tercer parcial, con un triple de Rodríguez y otro de Gutiérrez, el quinteto marplatense se distanció a 58-50.

Pero Atenas, en una ráfaga, lo empató y con un triple de Bruno Lábaque metió un parcial de 11-1, para pasar al frente por 61-59.

Sin embargo, con los ingresos de Campazzo y Safar, el campeón recuperó la delantera y se fue arriba por 65-61. Pero Lewis anotó nuevamente y el parcial terminó ajustado, con un 67-66, a favor de Peñarol.

En el comienzo del los últimos diez minutos, Peñarol volvió a escaparse (72-66), pero el elenco cordobés peleó como siempre y tuvo su premio transitorio, al empatar en 72.

A falta de 40 segundos, Marcos Mata sacó una distancia de cinco puntos en favor de Peñarol y así el triunfo quedó garantizado, más allá de un triple de Miguel Gerlero, que dejó el marcador 81-83, cuando faltaban apenas 17 segundos.

Entonces, cuatro libres seguidos encestados por Campazzo aseguraron un nuevo título ante un gran rival, protagonista también de las últimas temporadas.

Dejá tu comentario