15 de noviembre 2008 - 00:00

Real Madrid y Valencia perdieron y dejaron pasar una buena oportunidad

Gonzalo Higuaín
Gonzalo Higuaín
El Real Madrid cayó hoy de visitante frente al Valladolid por 1-0 y profundizó la crisis que atraviesa en la Liga española de fútbol.

Por su parte, el Valencia perdió con el Sporting de Gijón de local por 3-2 y, al igual que el conjunto madrileño, desperdició la chance de ubicarse provisoriamente líder del certamen, hasta que el Barcelona juegue mañana frente al Recreativo de Huelva.

El caos futbolístico en el que se encuentra sumergido el equipo blanco, sumado a la reciente eliminación en la Copa del Rey ante un equipo de tercera división, dejó el puesto del entrenador Bernd Schuster en la cuerda floja.

El Real Madrid fue un equipo destruido. Sus jugadores estuvieron desconectados, si ningún tipo de ánimo y permitieron la recuperación de un equipo como el Valladolid, que consiguió la ventaja gracias al gol convertido por Néstor Canobbio (48') y dejó en el olvido la goleada sufrida ante el Barcelona, la jornada anterior.

Desde el primer minuto de juego, el visitante evidenció las mismas fallas que viene padeciendo desde que comenzó la seguidilla de las derrotas. Con sus líneas muy separadas entre sí, Raúl y Gonzalo Higuaín nunca podían encontrar las sociedades, mientras que Fernando Gago se escondía entre los centrales de su propio equipo y le regalaba espacio al rival.

Además, Guti, responsable de generar juego, estaba más preocupado por sus infantiles fastidios que por crear situaciones de riesgo.

Ninguno de los dos equipos asumía la responsabilidad de llevar las riendas del juego, mientras que la pelota se paseaba más tiempo por el aire que en los pies de los futbolistas.

El tanto de Canobbio, apenas comenzada la segunda etapa, fue un claro reflejo del desorden en el conjunto madrileño: Marcelo quedó perdido en la cancha, por lo que Heinze tuvo que salir a tapar (absolutamente en vano) un centro de Pedro León, mientras que el uruguayo dispuso de demasiado tiempo para colgar la pelota en el ángulo superior derecho defendido por Iker Casillas.

La reacción del Real Madrid fue endeble. La ventaja del local ni siquiera sirvió como estímulo para reaccionar y los dirigidos por Schuster no supieron dónde encontrar las herramientas para revertir el juego. Las soluciones se barajaban mediante la ansiedad, en lugar de la concentración

Pero el partido se murió y resultó ser una victoria aguerrida para el Valladolid. A su vez, el bicampeón defensor sumó su cuarta derrota en los últimos ocho encuentros oficiales, un dato elocuente de la crisis que atraviesa.

En tanto, la actuación del Valencia en la derrota por 3-2 ante un equipo tan inferior como el Sporting de Gijón también fue lamentable, tanto desde lo anímico como en lo futbolístico.

El equipo visitante se deshizo de cualquier prejuicio y obtuvo su merecida victoria gracias a los tantos de Luis Morán (19'), David Barral (51') y Diego Castro (81').

A su vez, para el Valencia convirtieron David Villa (de penal 68'), quién alcanzó los 100 tantos anotados en la Primera División y gracias al de hoy, le marcó goles a todos los rivales de La Liga, y Juan Mata, a los 90 minutos.

Las claves de la victoria asturiana estuvieron más enfocadas en el buen trabajo grupal, que en alguna individualidad. En cambio, la pobreza del local se basó en la desaparición futbolística de jugadores capaces de desequilibrar como Joaquín, Manuel Fernandes o el mismísimo Villa.

"El Sporting ha jugado muy bien. Estuvieron muy bien en todas las líneas, nos han hecho bonitos goles y nosotros no pudimos hacer nada", expresó el goleador del equipo.

Entonces, tanto el Real Madrid como el Valencia deberán esperar que el Barcelona no derrote mañana al Recreativo para no quedar tan lejos de la cima de la tabla.

Dejá tu comentario

Te puede interesar