Superclásico: River ya definió los 11 y Boca tiene dudas

Deportes

River tiene todo prácticamente definido, mientras que en Boca ayer fue una jornada a puro diálogo para frenar la interna del plantel y concentrarse en un superclásico un poco atípico, ya que ambos elencos llegan de capa caída y con la imperiosa necesidad de ganarlo.

De todas maneras, el elenco de Núñez parece arribar un poco mejor que su rival, no por haber levantado su nivel ni por haber mejorado su imagen, sino porque los conflictos que atraviesa el conjunto "xeneize" tomaron tintes de gravedad y fueron capaces de tapar otros temas.

Los dirigidos por Diego Simeone, que marchan en el penúltimo lugar, necesitan los tres puntos para salir de esa posición y de paso quedarse con el partido más importante del semestre.

En tanto, la victoria para Boca sería un aliciente que le permitiría maquillar la interna que vive el equipo, aunque también lo pondría nuevamente en carrera por el título.

El entrenador de River, Diego Simeone, repitió ayer el mismo equipo de los últimos días, con Diego Buonanotte como enganche y Santiago Salcedo y Radamel Falcao García como delanteros.

En ese sentido, el "Cholo" insistió con la formación que viene poniendo desde hace siete días consecutivos, con el esquema 4-3-1-2, por lo que ese sería el equipo que recibirá a Boca, por la décima fecha del Torneo Apertura, aunque todavía no lo confirmó.

Entonces, la formación de River sería con: Juan Marcelo Ojeda; Paulo Ferrari, Gustavo Cabral, Eduardo Tuzzio, Cristian Villagra; Augusto Fernández, Oscar Ahumada, Matías Abelairas; Buonanotte; Salcedo y Falcao García.

Es la primera vez en este torneo que le da continuidad a una alineación durante tantos días seguidos, ya que su costumbre es probar de manera constante las variantes y recién inclinarse por alguna un día antes del cotejo a jugar.

El que volverá a la titularidad es Tuzzio, tras recuperarse de una lesión que lo dejó marginado de los últimos encuentros.

El zaguero es uno de los más experimentados del plantel y esa cualidad prevaleció por encima de lo que pueda aportar Facundo Quiroga.

Algo similar ocurrió cuando el DT "millonario" se inclinó por la presencia de Augusto Fernández en vez de la frescura de un Mauro Díaz que viene asomando.

Por su parte, en el conjunto "xeneize" ayer arrancó con una jornada a pura charla entre el zaguero paraguayo Julio César Cáceres y Juan Román Riquelme -y luego con todo el plantel- para pedir disculpas por las polémicas declaraciones que efectuó el zaguero contra el enganche y que tanta polvareda levantaron.

En lo que respecta al plano futbolístico, el técnico Carlos Ischia probó con una defensa de cinco jugadores, por lo que se presume que jugará con Juan Forlín como líbero detrás de la línea de cuatro y con Lucas Viatri como único punta.

En la defensa se destacaría la vuelta de Hugo Ibarra y la presencia de Cáceres con Gabriel Paletta, pese a que se especulaba con que no iban a ser titulares. El marcador lateral izquierdo sería Claudio Morel Rodríguez.

Justamente, los dos paraguayos y el colombiano Fabián Vargas se sumaron este viernes a los entrenamientos, tras haber jugado para sus respectivas selecciones.

En cambio, el arquero Mauricio Caranta se quedará otra vez fuera de los titulares, lo mismo que el delantero Rodrigo Palacio, aquejado por una pubialgia.

Asimismo, el cuerpo técnico seguirá esperando que llegue la habilitación de Luciano Figueroa para incluirlo entre los suplentes.

Por lo tanto, Boca formaría con Javier García; Forlín; Ibarra, Cáceres, Paletta, Morel Rodríguez; Vargas, Sebastián Battaglia, Jesús Dátolo; Riquelme; Viatri.

En lo que respecta a la seguridad del superclásico, a disputarse el domingo a las 16:20, habrá un operativo récord, con 1.500 efectivos policiales -hasta antes de esta edición, el promedio oscilaba entre 1.100 y 1.200-, mientras que también se empleará el derecho de admisión para 150 barrabravas de River.

En cambio, no se adoptará la misma medida para los miembros de "La Doce".

Los motivos de la cantidad de efectivos que habrá se debe a las violentas internas que afrontan las dos "barras" y que en cualquier momento pueden recrudecerse.

Asimismo, entre otras medidas, habrá varios puestos de control para ambas hinchadas y se realizarán pruebas de alcoholemia.

Dejá tu comentario