Los jugadores también son trabajadores

Deportes

La agresión a Pablo Pérez mientras viajaba con el plantel de Boca hacia la cancha de River disparó una serie de preguntas acerca de las leyes laborales que protegen a los futbolistas. "Son trabajadores en relación de dependencia ya que prestan una actividad, son contratados, cumplen una tarea y tienen horario", asegura el abogado laboralista Nicolás Schick.

Para muchas personas los futbolistas viven en una burbuja: reciben altos sueldos por practicar la actividad que a casi todos les gustaría hacer y tienen muchos beneficios por ser personas famosas o a lo sumo mediáticas. Pero lo cierto es que para la ley son trabajadores como cualquier otro.

En ese aspecto Nicolás Schick, abogado laboralista, explica que “el futbolista es un trabajador en relación de dependencia, en una actividad riesgosa porque exponen permanentemente su físico tanto en los entrenamientos como cuando juegan los partidos”. “Pero también muchas veces están expuestos a agresiones físicas de terceros”, explica en alusión a la lesión oftalmológica que sufrió el capitán de Boca Pablo Pérez camino al Monumental para enfrentar a River por la final de la Copas Libertadores.

El rosarino sufrió el daño en su ojo izquierdo a raíz de las esquirlas del vidrio roto de un piedrazo al micro que trasladaba al plantel “xeneize”, lo cual generó la inquietud sobre el alcance de su relación laboral y de quién es el responsable de su recuperación física. Como cada jugador que tenga un contrato firmado, ya sea menor de edad o no, en el caso de Pablo Pérez corresponde aplicar el Derecho del Trabajo, lo cual obliga al Club Atlético Boca Juniors a contratar una Aseguradora de Riesgo de Trabajo.

“La ART debe hacerse cargo de los tratamientos, los medicamentos y todo lo que sea necesario para recuperar al damnificado físicamente. Y una vez que se logra la recuperación definitiva se determina la incapacidad sufrida y sobre eso se resuelve el monto indemnizatorio”, explica Schick.

En caso de discrepancia en tratamiento o indemnización a pagar el jugador tiene que recurrir a la justicia en forma individual

Pero ¿cuándo comienza a valer el servicio de una ART en la vida de un futbolista? En cada entrenamiento y partido desde ya, pero también en todos los viajes que éste realice (en conjunto con el plantel o en forma individual) para realizar su trabajo y también en las concentraciones. “Si está en el umbral de su casa o camino a su trabajo la ART debe hacerse cargo. Y la concentración es parte de su tarea laboral”, afirma Schick.

El letrado también advierte sobre los montos a negociar ante un posible accidente. “Es importante saber sobre qué sueldo base la ART deberá pagarle la indemnización porque un futbolista tiene un salario fijo pero también otros arreglos ajenos al contrato como primas, premios, sponsors. Las aseguradoras no lo tienen en cuenta pero deben hacerlo en relación a todos los beneficios que tiene el futbolista por hacer su tarea”, avisa.

Ante la consulta sobre qué pasa si no se ponen de acuerdo damnificado y aseguradora Schick respondió: “En caso de discrepancia en tratamiento o indemnización a pagar el jugador tiene que recurrir a la justicia en forma individual. Es una acción personal y el trabajador es el único que tiene derecho al reclamo. Ni la AFA, ni el club ni la obra social. Como es un empleado en relación de dependencia puede hacerle un reclamo judicial al club, pero eso no lo hacen por estar muy mal visto”, indica.

Finalmente Schick remarca que, pese a que “el estatuto del futbolista hace referencia a que cada jugador se tiene que regir sí o sí en ese texto, lo cierto es que son trabajadores en relación de dependencia”. “Es indiscutido, prestan una tarea, son contratados, cumplen una tarea, tienen horario. Lo único diferente con el resto de los trabajadores es que sus contratos tienen fecha de vencimiento. Jamás se rechazó una demanda de un futbolista diciendo que no era trabajador”, cierra el abogado del estudio que lleva su nombre.

Dejá tu comentario