Racing no pudo aprovechar el envión del clásico y debió conformarse con un punto

Deportes

Jugarán en Santa Fe desde las 21.10. El conjunto de Avellaneda quiere meterse en zona de clasificación a la Libertadores, mientras que los locales necesitan ganar para engrosar su promedio.

Luego de un desarrollo sumamente atractivo, Colón y Racing Club finalmente igualaron en un gol, al cabo de un trepidante encuentro disputado en el estadio "Brigadier General Estanislao López", en el marco de la vigésima jornada de la Superliga.

Matías Zaracho, a los 19 minutos del complemento, inauguró el marcador para el conjunto de Avellaneda, en tanto que el colombiano Wilson Morelo, a los 35 del mismo período, niveló las acciones para el "Sabalero".

En medio de un desarrollo que los mostró con sanas intenciones de atacar, el reparto de puntos se ajusta perfectamente a dichos propósitos, ya que ambos se agredieron sin tregua durante los noventa minutos.

El impulso que llevaba la visita tras la victoria en el clásico pareció hallar su prosecución en el "Cementerio de los Elefantes". Si bien la formación "blanquiceleste" no dominó el trámite tuvo la virtud de no dejarse arrear por un Colón cada vez más comprometido con el descenso y que por dicho motivo se despojó de rubores al momento de intentar comprometer a su oponente.

El desarrollo se insinuó como vertiginoso desde el mismo pitazo inicial del correcto árbitro Mastrángelo y mucho tuvieron que ver las saludables intenciones de ambos con el espectáculo.

En el primer tiempo pareció que el centro de la cancha estaba de más ya que se lastimaron de manera vertical y sin concesiones, aunque es justo destacar que sendas formaciones adolecieron de una inocultable carencia de efectividad, deficiencia subsanada en parte en la segunda mitad.

Racing llegó a la apertura tras una excelente jugada individual de uno de sus mejores exponentes (Matías Rojas), quien después de una fenomenal apilada cedió a la derecha para que el reaparecido Zaracho deje sin chances a Burián con un remate alto y a colocar.

Como herido en su amor propio e impulsado por su descontenta parcialidad, el "Sabalero" se decidió a empatar, contando con la inestimable colaboración de su rival que de manera inconveniente se resguardó en defensa cuando si se hubiera decidido a liquidar el cotejo tenía amplias chances de alzarse con los tres puntos ante la desesperación de cuadro santafesino.

Producto de un pertinaz dominio, un cabezazo del peligroso Wilson Morelo (centro del "Pulga" Rodríguez desde la izquierda) por el segundo palo que se vio favorecido por una salida en falso del arquero García y que no pudo ser rechazado por Martínez en un postrero esfuerzo, estableció un manto de piedad para un Colón que de ninguna manera merecía perder el partido.

Totalmente desdibujado, Racing estuvo cerca de pagar un caro precio a su quedo final, ante un adversario que mostró una ligera superación respecto a sus últimas vacilantes presentaciones.

La expulsión del iracundo entrenador Diego Osella tras la finalización del encuentro le subió aún más la temperatura a la contienda que por momentos adquirió ribetes más que destacados.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario