Vélez y Tigre no se sacaron diferencias

Deportes

Vélez Sarsfield y Tigre empataron sin inaugurar el marcador al cabo de un pálido encuentro disputado, en Liniers, sin público por una sanción que pesa sobre el "Fortín", en el marco de la primera fecha Torneo Final 2014. El elenco porteño recibió tres jornadas de suspensión para poder disputar cotejos con sus hinchas.

El primer período resultó sumamente tedioso y sólo un disparo de Rusculleda que pasó lamiendo el palo derecho de Sosa a los 27 minutos y otro de Zárate a los 44 que contuvo con esfuerzo García lograron quebrar la monotonía.

En la referida primera porción del partido ninguno pudo prevalecer por sobre el otro pero dentro de un trámite sumamente parejo resultó el elenco de Victoria el que tuvo aproximaciones más diáfanas sobre el arco rival.

Ausente Cabral en la gestación, fueron los voluntariosos Allione y Romero los encargados de abastecer convenientemente a los hombres de punta fortineros pero fracasaron sistemáticamente en esa tarea.

Tigre se acomodó de a poco y luego de unos primeros minutos de estudio comenzó a jugarle de igual a igual a un equipo local que parece haber perdido gran parte de su poderío futbolístico debido a ausencias notorias y al inexorable transcurrir del calendario que experimentan algunos de sus jugadores emblemáticos.

Manejado alternadamente por Rusculleda y Pérez García, el elenco de Victoria tuvo sólo a Vitti como referente de área, circunstancia que benefició a un Vélez que aún sin claridad adoptó el control casi monopólico del balón aunque careciendo de ideas claras que pudieran comprometer al guardavalla visitante.

En el complemento el equipo de la Capital Federal adelantó un tanto sus líneas ante un "matador" que innecesariamente se abroqueló en defensa para intentar salir de contragolpe.

En una de esas excursiones fue Vitti quien casi vence la resistencia del golero velezano al tocar con sutileza un balón que pasó muy cerca de su palo derecho a los 9 minutos.

También Vélez tuvo sus oportunidades a través de un remate de Canteros que pasó cerca del palo derecho de García a los 18 minutos y de un disparo bombeado de Zárate que el propio García desvió al tiro de esquina ciento veinte segundos más tarde.

Luego de una primera media hora del segundo tiempo un tanto más vertiginosa, el último cuarto se emparentó al primer tiempo en cuanto a intrascendencia futbolística se refiere dando la sensación que el conformismo se apoderó de ambos equipos.

Un estadio sin público potenció la desilusión por un partido que a priori se insinuaba como de mejor nivel siendo el cero a cero el resultado que mejor se ajusta a las escasos méritos demostrados por sendos conjuntos.

Dejá tu comentario