Ciudad envía Presupuesto: desde 2020 el ABL se ajustará por la inflación

Economía

El gobierno porteño enviará a la Legislatura el Presupuesto 2020 que prevé déficit cero, 51% de fondos a áreas sociales (Educación, Salud, Desarrollo Social, Vivienda y Cultura) y una nueva metodología de medición del ABL que a partir del próximo año la variación se medirá en relación a la inflación.

El proyecto de ley de presupuesto 2020 para la Ciudad presenta un presupuesto financieramente equilibrado, con superávit económico y primario, formulado con las mismas variables macroeconómicas proyectadas por el Gobierno nacional: una variación de la actividad económica de 1%, un tipo de cambio promedio de $ 67,1 y un nivel de inflación de 34%.

Según datos oficiales el monto estimado es de $ 480.833 millones. Los ingresos y gastos corrientes proyectados para el ejercicio 2020 muestran un Resultado Económico Primario de $ 112.950 millones, en tanto que el Resultado Primario (recursos totales menos gastos totales sin contabilizar los intereses de la deuda) se estima superavitario en $ 38.043 millones.

Los ingresos tributarios para dicho período se calculan en $ 444.429 millones: por un lado, la recaudación por "ingresos tributarios propios" se estima en $318.174 millones, mientras que por otro los recursos provenientes de la Coparticipación Federal de Impuestos se estiman en $126.254 millones. Se trata de un incremento del 28,4% respecto a 2019.

En materia de gasto social, proyectan destinar 51% de fondos a áreas sociales (Educación, Salud, Desarrollo Social, Vivienda y Cultura), lo cual representa un alza relevante pero que deberá ser contrastada finalmente a fin del año próximo con el nivel de ejecución y el aumento inflacionario del período.

  • Educación. Se planea destinar $83.467 millones para esta cartera, un 42,5% más con respecto al 2019.
  • Salud. Se prevé una asignación de $70.110 millones, lo cual representaría un 40,2% con respecto al corriente año.
  • Hábitat y Desarrollo Humano. Presenta un crédito de $21.278 millones, creciendo un 37,1% con respecto al 2019.
  • Cultura. El presupuesto presenta una partida por $8.694 millones (37,2% más con respecto al corriente año).

Otro punto tiene que ver con el nivel de inversión en gasto de capital. En ese sentido, casi el 17% del presupuesto será para obras como la modernización de la línea D, contra inundaciones, mantenimiento e infraestructura escolar y ordenamiento del transporte, entre muchas más. Asimismo se destinarán $ 500 millones para los estudios de factibilidad y el inicio de las obras del Ferrocarril Sarmiento.

En materia de Seguridad la Ciudad planea destinar un 45% más de presupuesto que serán dirigidos a la Policía de la Ciudad y al Plan de Seguridad Integral.

Por otro lado, en lo que refiere a urbanizaciones se proyecta destinar $4.307 millones a las obras desarrolladas por el IVC. Allí se destacan las intervenciones en los barrios Villa 20-Papa Francisco ($1.007 millones) y el barrio Rodrigo Bueno ($636 millones).

Asimismo, se se destinarán $3.216 millones para continuar con las obras de urbanización del Barrio 31. Estas incluyen la continuación del plan de apertura de calles, instalación de luminarias, cloacas y desagües, asfalto de calles internas y mejoras en viviendas.

En cuanto a las obras hidráulicas se destinarán $4.713 millones para mitigar inundaciones y se continúan con las obras para la finalización del segundo emisario del Arroyo Vega. Asimismo, se aportarán $1.058 millones para limpieza de sumideros.

NUEVA MEDICIÓN DEL ABL

El Gobierno porteño modificará la metodología para calcular el impuesto inmobiliario. En lugar de calcularlo con la inflación pasada (que fue del 52% interanual), para el año 2020 la actualización de este impuesto estará en línea con la inflación del año próximo.

“Dicho cálculo se realizará mensualmente y de manera progresiva”, se explicó oficialmente. Los vecinos que paguen el impuesto anual por adelantado tendrán un ajuste de sólo el 15%, pago que conllevará un efecto cancelatorio total.

Aquellos contribuyentes que sean buenos cumplidores pagarán en enero 2020 un 6,6% menos que en diciembre 2019. Este beneficio responde a que esta categoría obtiene una quita anual del 10%. En cambio, aquellos que no figuren en la categoría de buenos cumplidores, recibirán en enero 2020 un aumento del 3,4% con respecto a diciembre 2019.

“Con relación a estos dos ejemplos, por una cuestión de procesos administrativos (que refieren tanto al momento en el que se toma la valuación de los inmuebles como a la emisión de las boletas), para la primera cuota correspondiente a enero 2020 se tomará la inflación de agosto 2019, que fue del 3,4%”, se aclaró.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario