De Pablo: "Todo parece que está en emergencia, ¿qué raro, no?"

Economía

Cuestiona que en pos de la solidaridad se quieren tomar medidas excepcionales. Critica que le hagan perder tiempo a la gente pensando cómo usar la tarjeta de crédito.

Periodista: Por lo visto en la previa del traspaso de mando y ahora en los primeros días, ¿qué impresión tiene del Gobierno?

Juan Carlos De Pablo: Vamos a prestar atención a los hechos, todo lo demás no me interesa. Primera definición, se anuncia el Gabinete, otra vez varios ministros, el mismo pecado que cometió Macri, ¿por qué?, no lo sé. Segundo, primer discurso presidencial, media hora inicial de economía, de un conjunto de una hora, no sólo habló de la herencia recibida, no sólo habló de los objetivos, sino también habló de instrumentos, lucha contra el hambre, instrumentos no convencionales como créditos no bancarios, la economía popular, etc., proyecto de ley para crear un consejo económico y social, y otras cosas más. Primera conferencia de prensa del ministro de Economía, se anunció que iba a tener un plan integral, después medidas, después otra cosa y otra; ¿qué tuvimos?: tuvimos una presentación de alguien que es evidente que estudió economía y entonces dice que la política económica tiene que ser integral y que la macroeconomía tiene que ser congruente. ¡Vivimos en un país tan loco que lo aplaudimos, pero cualquier economista debería decir eso!; por lo demás no sabemos. Es un caso de un hombre, no lo conozco personalmente, que pocas semanas atrás estaba trabajando en Columbia, que escribía monografías y juntándose con otros que escriben monografías y de repente “¡tac!” y tiene que trabajar como ministro. El antecedente internacional más obvio que hay es Henry Kissinger, que pasa de Harvard a Washington y uno lee las memorias y dice que “cuando uno tiene una posición ejecutiva en un Gobierno, uno tiene que hacerse una sola pregunta, ¿entonces qué hacemos? Todo lo demás no sirve para nada. A qué velocidad este muchacho está entrando no lo sabemos. Qué quiero decir, informalmente somos primus inter pares, la pregunta de afuera, porque no estoy en el Gobierno, es dígame una cosa, todo lo que supimos, la doble indemnización, el aumento de las retenciones, la ley de emergencia económica, etc. forma parte de un paquete donde el Sr. Guzmán mete cada uno de esos insumos dentro de un esquema y dice “este si, este no” (por ejemplo, mete tal % de retención en los cálculos y lo hace integral o no), no lo sabemos. Esto es muy importante porque la toma de decisiones de cada uno se forma sobre la base de lo que uno está imaginando de la política económica. De afuera uno dice a mí me parece que hay un abanico de muchos frentes simultáneos. Pero esto es muy dinámico, acá la cuestión es ver a qué velocidad se van corrigiendo las dificultades en la medida que aparezcan.

P.: ¿Qué opinión le merece el proyecto de ley (Solidaridad y Reactivación) enviado al Congreso?

J.C.D.P.: Uno lee el artículo uno y está todo en emergencia menos, qué sé yo, ¡la filatelia! Todo lo demás está en emergencia y plenos poderes. Creo que el diputado Negri dijo algo así como “si aprobamos esto así como está, cerramos el Congreso y nos vamos hasta las próximas elecciones”. La verdad tiene razón. Hay una serie de pedacitos, 85 artículos, con un nivel de generalidad muy diferente, a cosas muy específicas, a cosas más generales. Cuando uno plantea una política económica, los impuestos, o los congelamientos o el retiro de subsidios, plantea todo de a uno, el afectado cree que es algo personal. Es muy importante que me digan: “¡No, señor!, a usted le vamos a cobrar porque necesitamos para tal cosa y al otro le vamos a cobrar para otra”. Digo, aumentame a mí el impuesto pero rajá algún ñoqui, una sensación de eso que ellos dicen la transparencia no lo estoy viendo en la práctica.

P.: El proyecto se llama de “solidaridad” no de equilibrio general.

J.C.D.P.: Sí, de acuerdo, pero es muy importante. Si divido lo que pago de impuestos por la jubilación mínima, debo ser un tipo totalmente solidario. No empezamos de cero. Vivimos en un país en que el gasto social es dos tercios del total. Las tarjetas que van a repartir, ¿sustituyen a algún plan? Digo esto porque tengo familiares que ayudan en comedores religiosos o en ONG, la persona que va a comer allí va a recibir una tarjeta o no, si la recibe va a ir a comer o van a cerrar el comedor, ¿qué van a hacer? Porque acá se juegan unas cifras. Cuando el Presidente dice que hay 15 millones de compatriotas en emergencia alimentaria, le digo Sr. Presidente, definamos con un poquito de precisión qué quiere decir eso. Porque hay antecedentes, como la Caja PAN creada en 1984, y si uno lee los requisitos que tenía para acceder, sólo unos pocos miles eran elegibles. Se terminaron repartiendo cientos de miles. Esto que los recursos son escasos no es un invento de la Escuela de Chicago, es en serio. Entonces, si estás en emergencia, tenés que cuidar, tenés que ir explicitando. No me jodan que si mañana no reparten la tarjeta se mueren tantos miles. Si en el nombre del hambre me ponés no sé cuántas cosas, me parece que me están jodiendo.

P.: ¿Es un paquete de impuestazos como cazar en el zoológico?

J.C.D.P.: Me pregunto, qué no iban a pagar las jubilaciones si no ponen ese 30% para el atesoramiento. No es así. O por ejemplo, eso de dar créditos para bienes esenciales, ¡no!, si son esenciales el empresario los va a comprar siempre, hay que financiar el bien superfluo. Si le doy a un empresario un crédito para comprar una máquina esencial, sino se lo doy ¿cierra? ¡no!, va a hacer otra cosa. Entonces el crédito financia otra cosa.

P.: ¿El tema previsional viene un poco desprolijo, no?

J.C.D.P.: Acá hay algo interesante. El bono es para los de la mínima, ¿y el que está en la mínima más uno? El resto se jode por seis meses. El decreto dice que las jubilaciones se ajustarían trimestralmente según un criterio que Dios sabe cuál es. ¿Me pueden clarificar un poco? La verdad que la prolijidad no los caracteriza. Está bien, son los primeros días, pero son las señales que estás recibiendo.

P.: ¿Es desprolijidad o es cómo eligen informar las cosas?

J.C.D.P.: Desprolijidad no es estrategia. En una empresa, si uno tiene que rajar a 10 tipos, rajas a los 10, no de a uno, porque si no estás generando expectativa en todo el mundo. Si la estrategia es dosificar los anuncios sobre a quién embromamos, estamos todos expectantes. Así no se van a conseguir los logros que el Gobierno dice que quiere conseguir.

P.: Pero aparentemente ya mostraron todo, el proyecto de ley, ya no hay misterio.

J.D.C.P.: No lo sé, vamos a ver. A mi cuando me dicen que tienen todo estudiado, lo quiero ver. Porque mañana necesitas más plata y vas a inventar otra cosa, o vas a rajar un ñoqui, ¡Ah, bueno, si es así, qué interesante!”. Pero no está dicho eso.

P.: ¿No es ilusorio pensar a esta altura de la historia que los que comandan van a tener un gesto?

J.C.D.P.: Pero eso tiene consecuencias. Qué quiero decir, no le pidan pasado mañana al empresario que traiga la plata de afuera. Por ejemplo, la idea sobre bienes personales para que traigan la plata del exterior, lo dice un Gobierno que te está ladrando; ¿quién la va a traer? Dirán que la alícuota nueva es barata, es un seguro, por las dudas. Si el Gobierno está esperando que el sector privado movilice recursos, la estrategia de arranque no sé si es la mejor.

P.: Pero estamos en emergencia.

J.C.D.P.: Pero bajo el concepto de la “emergencia”, yo te puedo meter tres tipos en tu casa porque hay una emergencia ocupacional y digo mañana “perdón, usted vive en 60 m2” y digo “ah, bueno, no puede ser” y le meto tres tipos de la calle y es emergencia. Cuidado con el juego, porque yo digo en el nombre de la emergencia del hambre me querés meter algunas cosas raras. Por eso es importante cuando la oposición hace algunos planteos y dicen “momentito, veamos algunas cosas”.

P.: La secuencia parece ser pongamos las cuentas fiscales en orden para poder negociar la deuda.

J.C.D.P.: Si yo fuera legislador, le diría “yo no me tomo vacaciones, tienen más proyectos, estoy acá. No me venga con que tienen que sacar todo ya. Porque tienen que intervenir el ENRE y Enargas, hay cosas raras. Los argentinos somos rápidos, si vos me decís que me vas a congelar las tarifas seis meses, yo empiezo a comprar velas. Por ahora, cuánto va a ser la tasa de inflación los próximos seis meses, cero no va a ser. Entonces van a retrasar las tarifas y después van a tener que recuperar o somos Mandrake. ¿Cuál es el mensaje que pasan? ¿Cuál es el discurso? Me acuerdo que en EE.UU. en 2008 también quisieron meter plata en el bolsillo de la gente y como la mayoría paga Impuesto a las ganancias, la forma de poner plata en el bolsillo es deducirle menos impuesto. El impacto sobre el consumo fue casi nulo porque la gente estaba asustada. El impacto entre la gente y el consumo depende de las circunstancias y la credibilidad que despierta el Gobierno.

P.: Siempre hace hincapié en ver el estilo presidencial; ¿cuál es el actual?

J.C.D.P.: Hay un estilo F, como M o K. El estilo F es muy involucrado en la economía. Hay que ver las decisiones que toma no lo que dice. Igual me pregunto quién está a cargo. También miro a los ministros, como a Arroyo porque quiero ver el tema tarjetas, ver los detalles.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario