17 de marzo 2008 - 00:00

Amenaza de pánico general por incontrolable crisis económica

• Hecatombe en los bancos. Los mercados abren con pérdidas brutales. Otra caída grave del dólar contra el euro anoche en Tokio (u$s 1,58), el oro hacia arriba (u$s 1.025).

• Hoy Bush con Bernanke y Paulson, quien prometió "hacer todo lo necesario" (como si lo supiera) para impedir una debacle. Ya se sancionan medidas semejantes a las de la crisis de 1930. Se descuenta otra baja de tasas, que podría ser de 0,75% o 1%. Anoche, extrañamente en domingo, la Fed les bajó la tasa a los bancos. Las medidas son todas para favorecerlos, no para los ahorristas. No tocan lo que paga de interés el ciudadano en sus tarjetas; tampoco se les ha ocurrido mejorar la garantía bancaria (congelada en 100 mil dólares desde 1980).

• Ineptitud y desconcierto, mientras el JP Morgan compra a precio de ganga Bear Stearns (236 millones de dólares). Las pérdidas de los grandes bancos son extraordinarias, tanto que una entidad brasileña hoy casi vale más que cualquiera de primer nivel de origen norteamericano. Llega tal vez la hora de los valientes: comprar lo que está en el fondo. Pero, ¿ésta es la verdadera profundidad del desastre?

Amenaza de pánico general por incontrolable crisis económica
Luego de intensas negociaciones el fin de semana, el banco de inversión JP Morgan acordó la compra de Bear Stearns, que había sido intervenido el viernes ante una fuerte corrida de los ahorristas. Las tratativas se efectuaban contra reloj para efectuar un anuncio antes de la apertura de los mercados asiáticos.

Bear Stearns era el quinto banco de inversión estadounidense, pero resultó seriamente dañado por la compra de hipotecas de alto riesgo. El acuerdo finaliza con 85 años de independencia de la institución, que al momento de la caída contaba con 14.000 empleados. La institución fue creada en 1923, sobrevivió la Gran Depresión de 1929 y abrió su capital en el mercado bursátil en 1985.

No pudo recomponer a tiempo su capital y la Fed decidió el viernes intervenirlo para evitar daños mayores sobre el resto del sistema financiero.

La transacción se efectivizará a través de un canje (o «swap») de acciones, a un precio de liquidación: apenas u$s 2 por acción, lo que equivale a unos u$s 236 millones. Este precio es mucho menos de 10% de la capitalización bursátil que tenía Bear Stearns el viernes, incluso luego del derrumbe: u$s 3.540 millones. Los directores de ambas entidades aprobaron el acuerdo.

Insólitamente, sólo el edificio central de Bear Stearns, ubicado en la avenida Madison, está valuado en unos u$s 1.200 millones. Se trata de una torre de 45 pisos construida en 2001.

La Reserva Federal encomendó al JP Morgan -una de las instituciones menos afectadas por la crisis hipotecaria- el salvataje del banco de inversiones para evitar que la situación se propague al resto del sistema financiero internacional, que está atravesando «un momento de nerviosismo y fragilidad» debido a la recesión norteamericana, informaron voceros oficiales. La autoridad monetaria procuró así evitar una crisis sistémica.  

  • Reuniones

    Durante el fin de semana se sucedieron las reuniones de ejecutivos de Bear Stearns con representantes del JP Morgan para repasar el estado de la institución y los negocios en marcha. Otro grupo, encabezado por los fondos J.C.Flowers y KKR (Kohlberg Kravis Roberts) participaban en negociaciones paralelas.

    Bear Stearns reconoció a fines de la semana pasada que su liquidez se ha deteriorado de forma significativa, lo que provocó una turbulencia en Wall Street y propició la intervención del JP Morgan Chase y del banco de la Reserva Federal de Nueva York.

    De esta forma, lo que comenzócomo una fuerte caída en las acciones de los bancos en Wall Street debido a las malas inversiones realizadas en hipotecas, amenaza con transformarse ahora en una corrida de los ahorristas que buscan recuperar sus depósitos. La urgencia de las autoridades norteamericanas es evitar que este nerviosismo se propague a otras entidades que también sufrieron fuertes pérdidas en los niveles de capital.

    La Fed colaborará en la provisión de liquidez, ya que para que se cierre el acuerdo comprometió una cifra de u$s 30.000 millones para cubrir los activos menos líquidos de la institución rescatada.

    Bush se reunirá hoy con reguladores y altos cargos económicos del gobierno, entre ellos Paulson y el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, para analizar el panorama económico y las medidas que se pueden tomar para evitar un posible escenario de recesión.

    El caso más parecido al de Bear Stearns fue el salvataje del banco inglés Northern Rock a fines del año pasado. Al sufrir una corrida ante las pérdidas generadas por sus malas inversiones en hipotecas, también fue intervenido por el Banco Central de Inglaterra. Luego de varios intentos para colocar la entidad en manos de un banco privado, finalmente quedó en la órbita del gobierno, una decisión que generó muchas críticas al gobierno de Gordon Brown.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar