Atraso en pago de deuda llega ya a u$s 15.000 millones

Economía

La Argentina ya acumula atrasos en el pago de capital e intereses de los títulos públicos por u$s 15.061 millones. La cifra, consecuencia del default declarado a principios de 2002, representa casi 23% del monto de los bonos en cesación de pagos.

Del total de servicios atrasados, u$s 9.422 millones son por amortizaciones de capital incumplidas, mientras que los restantes u$s 5.639 millones obedecen a cupones de intereses que no fueron abonados. Se trata de la deuda que, más allá de declaración de default, fue efectivamente incumplida por el gobierno argentino. Es, además, el principal foco de conflicto con los acreedores del exterior, porque implica que un importante número de inversores está siendo directamente perjudicado por la cesación de pagos. No sólo sufren la pérdida de capital (por la caída en la cotización de los bonos), sino que dejaron de percibir los cupones de intereses y amortizaciones de capital en tiempo y forma.

Precisamente, para apaciguar los ánimos de estos acreedores y explicar los alcances de la renegociación de la deuda, el secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, partirá la semana próxima hacia Europa, donde hará escala en Londres, Francfort, Zurich y París.

•Impulso

Durante la semana pasada, el gobierno buscó dar un renovado impulso a la renegociación de la deuda, luego que el ministro Roberto Lavagna estimara que entre setiembre y diciembre próximos se empezará con lo que calificó como la «etapa sustantiva» de la reestructuración.

Sin embargo, en esa misma oportunidad, el titular de Hacienda se atajó de eventuales conflictos en el proceso de reestructuración, al afirmar que por su cuantía «no tiene precedentes» a nivel internacional.

En total, la deuda en default suma u$s 65.933 millones, que se reparte en 152 bonos en dólares, euros, yenes y otras monedas. De éstos, 99 fueron emitidos en el extranjero bajo ocho jurisdicciones distintas.

Según trascendió, para agilizar el proceso de negociación se dividirá al mundo en cuatro zonas: Estados Unidos, Japón, Italia y el resto de Europa.

Para ello buscan un banco de inversión por cada zona que agrupe y negocie con los acreedores de cada lugar.

Dejá tu comentario