Automotrices: suspenden más y se paralizaron las ventas

Economía

Si hace seis meses se le hubiera preguntado a cualquier empresario del sector automotor si imaginaba que en junio iba a tener las concesionarias vacías y las fábricas al borde de paralizarse, la respuesta habrían sido carcajadas. Pero la realidad no se presta para la risa.

A raíz de los cortes de rutas por la protesta del campo y el enrarecimiento del clima político, el peor de los escenarios es el que se está cumpliendo hoy.

Renault volverá a parar la producción hoy y mañana en su planta de Córdoba por falta de insumos, lo que significará la suspensión de unos 1.200 operarios a los que se les abonará 70% del sueldo. La automotriz francesa espera volver a producir recién a partir del domingo a la noche si algunos de los camiones que transportan autopartes logran superar los piquetes.

La provincia de Córdoba, el sur de Santa Fe y el norte de Buenos Aires son las zonas más complicadas por los cortes y donde se concentra la mayor cantidad de empresas autopartistas.

  • Iveco

    Una situación similar se registra en otra fábrica radicada en esa provincia. La automotriz Iveco también tiene parte de su personal suspendido.

    En las otras terminales se está parando la producción por horas (en los procesos que pueden discontinuarse) según el faltante de piezas. En todas las empresas se realizan diariamente reuniones de los comités de crisis para evaluar si pueden seguir produciendo.

    Pero ése no es el único problema. Además de las dificultades para producir, las automotrices ya tienen serios inconvenientes para vender cuando hace tres meses la demanda era tan fuerte que no daban abasto para cumplir con los plazos de entrega.

    «Hoy estamos viviendo algo impensado: no entran clientes a las concesionarias y las ventas están paralizadas. Fue de un día para otro que la gente dejó de consultar y comprar autos. Esto se va a poder medir en los patentamientos de los próximos dos meses», explicó a este diario el titular de la Cámara del Comercio Automotor, Alberto Príncipe.

    Lo que primero empezó a percibirse en el segmento de las pick ups, y limitado a algunas provincias, hoy se generalizó a todos los vehículos y al resto del país.

    Para entender la gravedad del momento, hoy una de las terminales convocó a una reunión de urgencia del directorio para analizar medidas para enfrentar esta inesperada crisis.

    Lo que se analizará, entre otras cosas, el corte de la cadena de pagos y la morosidad en el cumplimiento de los créditos. También la posibilidad de la suba de las tasas para compensar el aumento registrado en las últimas semanas. «No diría que estamos alarmados, pero sí muy preocupados por la situación», admitió el directivo de esa empresas.

    «Los problemas no son sólo en la Argentina.» Como muchas de las terminales también producen autopartes que exportan, ya hay plantas en otros países que tuvieron que parar la producción por falta de piezas que llegan desde la Argentina.
  • Dejá tu comentario