Mercedes Benz: "La Argentina tiene que exportar más. Se necesitan medidas"

Economía

La automotriz retomó la producción la semana pasada. Lo hace en un turno y con un estricto protocolo sanitario. El directivo mostró preocupación por la caída de competitividad por la devaluación en Brasil.

La “nueva” normalidad que se avizora para el sector automotor argentino no es alentadora. No sólo deberá afrontar las consecuencias de la pandemia fronteras para adentro, sino que sentirá el impacto en su principal socio comercial, que vive un golpe más duro por el coronavirus. La demanda brasileña muestra todos los días un retroceso respecto al nivel que se preveía a comienzos de año. A esto se suma que la devaluación del real no se detiene y le quita competitividad a las exportaciones argentinas.

Sin embargo, para el presidente de Mercedes Benz, el momento actual es una oportunidad para ganar mercados. “La Argentina tiene que aprovechar la crisis mundial para sumar nuevos mercados. Para eso, las terminales estamos haciendo mucho de las puertas para adentro. Necesitamos que el Gobierno instrumente medidas para mejorar la competitividad...”, señaló a Ámbito, Manuel Mantilla.

La planta de la marca alemana retomó la producción hace una semana con un solo turno de operarios. La reanudación se realizó bajo un estricto protocolo sanitario que también limita la posibilidad de un mayor ritmo de fabricación. Este año producirá unas 12.000 unidades del utilitario Sprinter más 2.000 de camiones y buses. Este volumen es menor al estimado a comienzos de año por la menor demanda brasileña. Alrededor del 75% de la producción tiene destino la exportación.

“Hay que facilitar el perfil exportador del país. El Gobierno puede aprovechar esta coyuntura para mejorar la competitividad. Hay que trabajar en materia de reintegros a las exportaciones, créditos blandos e impuestos” agregó.

Para eso habrá que trabajar mucho. La devaluación de Brasil de los últimos meses le quitó competitividad a los vehículos argentinos. Los volúmenes de demanda es menor a la esperada. Con estos parámetros, Mantilla estimó que la empresa saldrá “empatada” en el balance. “Acabamos de realizar una inversión de u$s150 millones y hay que amortizarla. El mercado, tanto interno como externo, no está para aumentar los precios por lo que no estamos ganando plata. De todas maneras, este es un negocio de mediano y largo plazo” dijo el presidente de Mercedes Benz

Para el mercado interno, el directivo estimó que se está viviendo una “crisis de oferta”. “Las plantas, tanto en la Argentina como en el mundo, está volviendo a la actividad y demorará un par de meses llegar a niveles normales. Lo mismo sucede con los proveedores. Eso hará que la oferta de vehículos tarde en normalizarse”, explicó.

A esto se suman las particularidades del mercado local. La brecha del “blue” disparó la demanda y el segmento premium es uno de los más sensibles a la situación cambiaria. “Tenemos mayores consultas en el segmento de los autos. Hay stock pero no mucho. Una parte de la demanda es por el blue, pero también porque nosotros trabajamos mucho con empresas. Las ventas de flotas de Sprinter y camiones fue buena en abril y mayo y, a veces, son los mismos dueños que compran nuestros autos” aseguró.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario