Bajó (aunque poco) la carne para el público

Economía

Las lluvias en algunas zonas ganaderas de Buenos Aires complicarían el abastecimiento de ganado hoy en el mercado concentrador de Liniers, justo cuando todas las miradas del gobierno se posan sobre la operatoria. La oferta habitual de los viernes ronda en 10.000 cabezas, y para hoy se esperaban envíos superiores, ya que la supuesta mejora climática de mediados de semana permitía aspirar a mayor oferta y precios en baja. Pero las precipitaciones complicaron el escenario y anoche, al cierre, sólo habían entrado 2.400 animales al mercado de Liniers. Los empleados de dicha plaza esperaban alrededor de 8.000 cabezas para hoy. Si se confirma esta previsión, el mercado se mantendría firme y en alza.

Una semana atrás hubo sobreoferta de ganado, lo que permitió bajas de hasta 20% que ya comenzaron a trasladarse, aunque muy lentamente, a los mostradores. Según la Asociación de Carniceros de Capital, los precios empezaron a corregir en baja alrededor de 5%, pero sólo en algunos cortes populares.

• Estabilidad

Según admiten los carniceros, las ventas se mantuvieron estables, a pesar del llamado presidencial a realizar un boicot contra este producto tan sensible en la canasta básica y de fuerte incidencia en el índice de inflación. Kirchner instó a no consumir carne hasta que baje su precio, y su propuesta, si bien no tuvo aún eco en los consumidores,generó adhesión de sus seguidores políticos. La Ciudad aparecerá hoy empapelada con tres tipos de carteles que apoyan y alientan la cruzada presidencial contra la suba de la carne. «Fuerza Presidente. Defendamos los nuestro», «No le compra carne a los pillos» y «No compremos carne hasta que bajen el precio», dirán los afiches firmados por el grupo Michelángelo Capital y Compromiso K, encabezados por Juan Carlos Dante Gullo y Roberto Porcaro.

La cadena de ganados y carnes, en tanto, sigue sin reaccionar a los embates desde el gobierno, aunque en el trasfondo existe predisposición para negociar con distintos emisarios que intentan poner «paños fríos» a la relación campo-gobierno. Un empresario de la carne admitía ayer que «hay que sentarse a armar un esquema de acuerdo con la pretensión del gobierno. Es cierto, como dice Kirchner, que no se puede tener carne barata y exportar, pero hay que rearmar el negocio para no dejar tantos empresarios golpeados».

Entonces, la cadena de ganados y carnes no estaría tan lejos de sumarse a las propuestas en danza: si el proyecto del Consorcio ABC gana adeptos en el gobierno, el sector podría ir atrás de dicha idea. La propuesta que tiene el gobierno prevé vender carne en trozos y con una diferenciación entre cortes populares y cortes caros (subsidiando los cortes «caros» a los « baratos») y con precios de referencia y limitación de exportaciones.

Dejá tu comentario