Para economistas, la caída de los bonos CER despertó a más de un gigante

Economía

Analistas alertaron por la fuerte caída de los Bonos que ajustan por CER, la disparada del riesgo país y de los dólares financieros, las posibilidades de un default en pesos y las presiones sobre el acuerdo con el FMI.

Analistas financieros y economistas analizaron la fuerte caída de los Bonos que ajustan por CER, la disparada del riesgo país y de los dólares financieros, las posibilidades de un default en pesos y las presiones que esta situación lleva sobre las metas acordadas con el FMI. Una sola acción que despertó a varios gigantes dormidos al mismo tiempo.

Leandro Ziccarelli, economista del Centro de Economía Política Argentina (CEPA)

El economista del CEPA, Leandro Ziccarelli, coincide que este panorama se gestó tiempo atrás. “Lo que vimos en el cierre de la semana pasada, con los dólares corriendo y el Banco Central teniendo que intervenir en el mercado de deuda en pesos es un corolario de algo que se viene dando hace un tiempo. Desde mediados de abril ya se puede ver en el mercado menos apetitito por activos en pesos, incluso los CER, atados a la inflación oficial, con lo cual se puede decir que es por las patas cortas del programa financiero que cerró Guzmán con el FMI. Eso creó un poco de incertidumbre”.

Leandro Ziccarelli CEPA.jpg
Leandro Ziccarelli, economista del CEPA.

Leandro Ziccarelli, economista del CEPA.

Pero el especialista también atribuye a otros factores. “El disparador fue las declaraciones de los que pueden ser los próximos ministros de Economía de una gestión opositora, como (Hernán) Lacunza o (Luciano) Laspina, que dijeron abiertamente que no harían frente a la deuda y evaluarían un camino como el que tomaron en2019, reperfilando, y eso generó un pánico en el mercado”.

Sin embargo, Ziccarelli remarcó que esta pánico generó problemas para la colocación de deuda del Gobierno para después de las elecciones y eso se acentúo, y ya no podía colocar en la transición. “La semana pasada las Lecer a 4 meses caían estrepitosamente, más allá del efecto Lacunza. Pero eso ya tenía que ver con otra cosa, con el programa financiero. Los actores del mercado no terminan de entender cómo va a hacer Guzmán para cumplir con el acuerdo con el FMI, ese el principal riesgo”.

Ziccarelli advirtió que en el primer semestre el Banco Central del 2022 no pudo acumular reservas y que al inicio del segundo, tampoco. “El primer siempre es el mejor, ahora arrancó el segundo, que siempre es el peor, y estamos sin posibilidad de haber acumulado y un acuerdo con el FMI sin posibilidad de cambiar las metas, y que está difícil de cumplir, y con gastos en subsidios por las nubes. Hay una combustión de cosas, que hacen ruido, y se le complica la situación financiera al Gobierno. Pero claramente el disparador fue el pánico a que eventualmente una gestión después del 2023 defaultee la deuda en pesos como se hizo en 2019”, concluyó.

Gustavo Ber, Economista del Estudio Ver

Según Gustavo Ber, este lunes se profundiza el clima de ¨risk-off¨ en Wall Street, ante la escalada de las tasas y a la espera de la reacción de la Fed tras los últimos datos de inflación, ante lo cual los activos domésticos acompañan la debilidad externa, a la cual se suman las tensiones políticas y económicas locales.

Gustavo Ber.jpg

“Así es que el S&P Merval hasta el momento pierde con fuerza un 2%, a partir de la debilidad que exhiben los principales ADRs, los cuales se encuentran arrastrados por el clima de aversión al riesgo global y así es que las prematuras apuestas al “trade electoral” ya quedan evaporadas”, afirmó.

Pero además, aseguró que también se extienden las fuertes caídas entre los bonos, esta vez con descensos promedio del 2% en sus cotizaciones en dólares entre las principales referencias, con un riesgo país ya cerca de los 2.100 pb., dado que crece la cautela por los ruidos externos e internos, y las castigadas paridades y el “step up” en los cupones ya no amortiguan la posición técnica desfavorable.

Ber dijo que “tampoco contribuyen las tensiones recientes sobre los títulos CER, con desarmes de posiciones y saltos en los rendimientos, que podrían anticipar dificultades en las próximas licitaciones, donde deberán administrarse desafiantes niveles de “roll-over” -ante un perfil de concentrados vencimientos a corto plazo- a fin de evitar incurrir en un mayor financiamiento monetario”.

Para el experto, con numerosos desafíos económicos por delante a administrarse, y un clima político poco constructivo de fondo, crecen las riesgos de que los desequilibrios se acentúen más allá de las metas comprometidas con el FMI. “Ante un ritmo de compras que no logra levantar, no sólo se va descontando que no se lograría cumplir con la meta de acumulación de reservas sino también crecientes dificultades en el balance cambiario a partir del segundo semestre”.

Ante dichas preocupaciones, sumadas a los ruidos sobre los títulos CER, los dólares financieros se han despertado y así es que ensayan un rápido reacomodamiento alcista en las últimas ruedas, ya que además no podían seguir “planchados” en el tiempo bajo un escenario de elevada inflación, dado que al igual que el mayorista van incubando creciente atraso relativo.

Pablo Besmedrisnik, director de Invenómica

Para el economista Pablo Besmedrisnik, las inconsistencias macro de mediano plazo están golpeando en las decisiones de corto plazo de los tenedores de bonos. “La fuerte carga de los vencimientos en pesos, en un contexto de debilidad fiscal y presión inflacionaria alta, genera el espacio para adivinar cambios en los términos de los bonos, llámese un reperfilamiento o restructuración”, comentó.

Pablo Besmedrisnik 1200x675.jpg
Pablo Besmedrisnik

Pablo Besmedrisnik

Al mismo, Besmedrisnik recalcó que el riesgo de ocurrencia de esto anticipa decisiones de los jugadores de mercado. “Así, lo que puede pasar en un futuro, por efecto de las expectativas termina pasando antes. Para evitar desenlaces más traumáticos el Estado opera, y el mercado elude”, afirmó a este medio.

“Los vencimientos de los bonos en pesos exponen a la autoridad a un permanente estado de examen por parte del mercado. Ya no solo se contemplan decisiones del actual equipo económico, sino también políticas eventuales que puedan surgir en un periodo de transición y las que genere un posible futuro proyecto político”, indicó.

Camilo Tiscornia, de C&T Asesores Económicos

"Estamos viendo un combo de incertidumbres. Se combinan temas de afuera, que está complicado, con las cuestiones locales. Estamos prontos a que la Fed vuelva a subir las tasas en Estados Unidos y hay mucho lío en el exterior, que nos juega en contra, y cayó mucho el Bitcoin, las criptomonedas. Venimos de varias semanas muy complicadas en la parte financiera internacional, y eso puede afectar al riesgo país y las acciones afuera de la Argentina", evaluó Tiscornia en diálogo con Ámbito.

Camilo Tiscornia.jpg

Sin embargo, el analista aseguró que el panorama más complicado estos días es el local. "En este momento lo más relevante es lo local, lo de la semana pasada con los Bonos CER, donde se combinaron varias cosas. Hubo organismos públicos que tuvieron que salir a vender esos bonos, y bajó mucho su precio. Eso fue en un contexto de miedo, de qué pueda pasar. Esos bonos con CER se acumulan mucho, y puede haber hay temor a un reperfilamiento en el próximo gobierno. Son rumores que nunca sabés cuánto tienen de cierto, pero generan preocupación", sostuvo.

Para Tiscornia se combinaron los rumores con una venta de organismos públicos, bajaron los precios y subieron las tasas. "Estamos en momentos de incertidumbre. Es deuda del Gobierno, que viene del déficit fiscal. La pregunta siempre es: ¿Si sale a emitir como loco, cómo va a pagar esa deuda? ¿Va a tener recursos para devolver esos bonos o va a tener que recurrir a la emisión monetaria, y entonces el dólar va a saltar en ese momento? Esta especulación que hay, ante algunos momentos, se dispara y se adelantan las correcciones", completó.

Asimismo, dijo que en simultáneo a la caída de los bonos una parte de los inversores van a comprar dólares. "Por eso sube el Contado con Liquidación, que es un tipo de cambio para sacar plata del país que se puede opere con cierta libertad. Y también vemos al dólar blue subiendo. Es una típica situación de miedo e incertidumbre. El fondo es las dudas respecto del déficit fiscal, que el Gobierno no hace mucho por aplacarlas".

Tiscornia recordó que "en el acuerdo con el FMI se comprometieron a bajarlas y vemos que no lo están haciendo. Los resultados de cuentas públicas de los últimos meses son muy malos, y entramos en el invierno que es peor, porque necesitamos importar gas, y no se ajustan tanto las tarifas. Hay muchas dudas sobre qué va a pasar con el déficit fiscal, y el mercado se pregunta: ¿cómo van a pagar los bonos? ¿Van a emitir más dinero para pagar eso? Es una especulación, porque en el corto plazo los paga normalmente".

Javier Timerman, de Adcap Grupo Financiero

"Es imposible que sea un único factor lo que explique la subida del riesgo país y el desplome de los bonos, son varios. La Argentina, después de la reestructuración de su deuda, perdió la capacidad de financiarse en dólares en el mercado externo y le quedó como única fuente de financiamiento genuino endeudarse en pesos en el mercado local", dijo Javier Timerman.

"Como hay expectativas de inflación y de devaluación, el mercado empezó a comprar deuda y a financiar al Gobierno en bonos que están atados principalmente a la inflación y, en menor medida, en bonos atados al dólar", añadió a Radio Metro.

JAVIER TIMERMAN.jpg

En esa línea, comentó que, como la demanda de bonos ligados a la inflación "creció muchísimo, porque era lo más seguro en términos de inversión, el mercado compró mucha deuda CER y el Gobierno se empezó a endeudar prácticamente solo en este tipo de bonos", a la vez que añadió: "Ahí aparecieron las preguntas del mercado acerca de una eventual devaluación o un reperfilamiento".

También puntualizó que en Argentina, los bonos atados a la inflación "cotizaban el jueves a inflación+20%. Entonces, lo que hay en el país es una crisis de confianza sobre lo que puede llegar a pasar con estos bonos". "En suma, los catalizadores de todo esto fueron dudas, incertidumbres. Y el mercado empezó a deshacer entonces esas posiciones", concluyó.

Martín Guzmán, ministro de Economía

La semana pasada Martín Guzmán criticó la "gran irresponsabilidad" de sectores de la oposición de hacer circular versiones sobre un posible default, a la vez que ratificó la decisión del Gobierno de "fortalecer el mercado de deuda publica en pesos". Y este lunes el ministro de Economía aseguró que el Gobierno de Alberto Fernández "jamás" defaultearía la deuda en pesos, ante rumores de un potencial reperfilamiento de vencimientos de bonos indexados por inflación.

Martín Guzmán-AEA.jpg

"Y en cuanto a la barbaridad de defaultear deuda en pesos: nuestro Gobierno jamás haría eso. El crédito en la moneda propia es un pilar de todo Estado soberano", señaló el titular del Palacio de Hacienda en la red social Twitter.

Guzmán expresó estos conceptos 24 horas antes de una licitación de bonos ajustados por inflación, por $14.000 millones nominales, en lo que será un testeo sobre el estado de ánimo de los inversores con el Gobierno.

Este martes el Ministerio de Economía licitará cinco títulos de deuda en pesos, uno de ellos exclusivo para los Fondos Comunes de Inversiones, en una oferta que incluye bonos a tasa fija, con otros ajustados por la variación de precios. La recepción de ofertas comenzará a las 10 del martes y se extenderá hasta las 15.

El título que puede ser suscriptos sólo por Fondos Comunes de Inversión es una Letra de Liquidez a descuento con vencimiento el 15 de julio. Luego se licitarán cuatro letras que integran el Programa de Creadores de Mercado, dos de ellas a descuento, una con vencimiento el 31 de agosto, y otra el 30 de noviembre.

A estas ofertas se le sumarán otras dos más, ajustadas por CER (inflación) también a descuento, una pagadera el 21 de octubre, y la otra el 16 de diciembre, todas dentro de este año.

La semana pasada, los principales instrumentos financieros con los que cuenta el Estado argentino cayeron hasta 10% de su valor envueltos en versiones que indicarían que, ante un cambio de signo político del Gobierno, podría haber una postergación de pagos. La Casa Rosada lo negó tajantemente.

Dejá tu comentario