Para inversores: atraen más los bonos de emergentes

Economía

Los analistas comienzan a observar que los bonos de países emergentes se han vuelto atractivos a partir de los cambios que se están generando en el tablero económico mundial. El rendimiento por prima de riesgo, frente a un escenario de tasa 0 en los activos más sólidos, es un condimento que haría más apetitosa la posibilidad de invertir en tesoros o empresas de naciones como Brasil o Turquía y, si mejorase su situación de deuda, en Argentina.

“Los bancos centrales pelean contra la salida de la crisis del Covid y estas situaciones pueden generar espiralizaciones deflacionarias, por lo que están tirando la liquidez para arriba, comprando todo tipo de activos, para lograr una reflación. Eso debería ser bueno para activos emergentes, para commodities y, obviamente, si Argentina logra resolver su deuda e insertarse en el mundo puede ser bueno para los papeles del país”, sostuvo Santiago López Alfaro, de Delphos Investment.

Por su parte, Diego Martínez Burzaco, de Inversor Global, sostuvo en su disertación en la Expo EFI: “Los bonos del Tesoro Americano desde 1928 a la fecha hubieran dado un retorno anual en torno al 2,3% real y los bonos corporativos de mediana calificación crediticia hubieran estado cerca del 5% en términos reales. Pero ese mundo empezó a cambiar en 2008 y ya no existe: hoy la renta fija no rinde nada en mercados desarrollados”. Y luego añadió: “Eso puede jugar a favor de Argentina. En un mundo donde hay tasa 0, bonos con alto riesgo pero que tienen un retorno y una posibilidad de comprimir spreads, al menos de corto plazo por la llegada del flujo de capitales, podrían ser un buen negocio”.

Martínez Burzaco destacó que el 75% del mundo desarrollado va a quedar con una relación deuda PBI superior al 100% y esto en el marco de una megaemisión de dólares y euros, por lo que los bonos con rendimientos nulos tampoco están exentos de riesgo. “Argentina puede ser atractivo por el lado del equity si hay racionalidad económica”, enfatizó.

Por su parte, el estadounidense Walter Stoeppelwerth, chief investment de Portafolio Personal Inversiones, explicó: “El mundo está lleno de liquidez y hay 12 trillones de bonos que tienen rendimiento negativo. Hay un bombeo fiscal que va a producir algo de crecimiento. Los países que producen commodities pueden beneficiarse de un dólar bajo. Por eso los activos argentinos han sido fuertes en las últimas semanas, aún sin mostrar datos positivos”. En tanto, Stoeppelwerth recordó: “Si Argentina baja el valor presente neto de la deuda y hace algo coherente en lo económico, la tasa puede comprimir y los bonos suben. Cuando Massa ganó en 2013 la economía no estaba bien, pero los bonos no hacían más que rallear”.

Asimismo, en diálogo con Ámbito, el jefe de Estrategia de Cohen, Diego Falcone, adhirió a la idea de que hay poco potencial en renta fija corporativa norteamericana, aunque respecto del corto plazo mencionó: “Veo un espacio interesante para buscar valor en activos no premium de emergentes, como Brasil, Turquía, Sudáfrica o en México (en este último caso, básicamente en la petrolera Pemex). Pero no aún en países que están un escalón más abajo, como Argentina o Ecuador”.

Dentro de los emergentes, hay un lote de países mejor calificados y que otorgan tasas muy bajas. Uruguay acaba de emitir u$s400 millones a 2,48% por 10 años y medio.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario