Con concesiones de forma, gobierno se asegura estatización jubilatoria

Economía

El gobierno defendió ayer su proyecto de estatización de las AFJP en Diputados. Fue en el inicio del debate del proyecto de ley, en el que los principales oradores fueron Carlos Tomada, el ministro de Trabajo; y Amado Boudou, el jefe de la ANSeS, que comanda la operación de liquidación de las administradoras. La discusión no aportó nuevos datos sobre las ideas que tienen los Kirchner -sobre el futuro de los fondos- que hoy están en las cuentas de capitalización de los aportantes. Pero tanto Boudou como Tomada garantizaron, previsiblemente, que no serán utilizados para cancelar deuda o cubrir gasto corriente durante 2009. La oposición, que cuestiona el proyecto precisamente por temer que el gobierno apele a esa caja para mejorar el posible deterioro de la situación fiscal el año próximo, casi no pudo salir de la trampa en que la puso el matrimonio presidencial. Tanto radicales como aristas y hasta algún representante de la Coalición Cívica debieron reconocer que sostienen la necesidad de modificar el sistema previsional, pero reclamaron que el gobierno no tenga el camino libre para disponer de los fondos que pasarán a la ANSeS. Fue una tibia crítica en los hechos -aunque dura en las formas con el gobierno- contra un proyecto que hace una semana amenazaba en convertirse en otra Resolución 125. Parece así inevitable que la Casa Rosada avance con el proyecto para el que ya tiene asegurado el número para la votación en general. Para la discusión de cada artículo, habrá cambios para aplacar las críticas.

Carlos Tomada y Amado Boudou les garantizaron ayer a los diputados de las comisiones de Presupuesto y Hacienda y Previsión Social que los fondos que se transfieran a la ANSeS desde las AFJP no serán utilizados para pagar gasto o cancelar vencimientos de deuda. «Se ha dicho que el Estado impulsa este proyecto porque necesita fondos. No necesitamos caja, no necesitamos fondos y no va a suceder que al día siguiente de ser aprobada esta ley vamos a salir a convertir todos los fondos en liquidez», dijo ayer Boudou en el inicio del debate en el Congreso de la ley de estatización de las AFJP.

La discusión en la comisión estuvo precedida por la distribución entre los diputados de un folleto que elaboró la ANSeS proclamando las bondades del cambio y los montos que los jubilados cobrarían en el sistema de reparto comparados con los de las AFJP.

  • Alabanza

    Con esos números, Tomada arrancó alabando la idea como «una reparación histórica que brindará certeza a todos los jubilados. El sistema de jubilación privada no va más», dijo.

    Para ese momento, el plenario de las comisiones presididas por el satafesino Gustavo Marconato y Juan Díaz Roig estaba repleto de diputados y curiosos que habían llegado desde todo el Congreso. Afuera una manifestación que superó las 3.000 personas protestaba contra la estatización y apoyaba a los empleados de las AFJP.

    «Este tema resulta un desafío para la memoria, para que recuerden que es lo que ha pasado en estos años, desde las políticas impulsadas por el gobierno nacional desde mayo de 2003», dijo Tomada y apuró a los diputados: «No se puede demorar la discusión porque la volatilidad de los mercados no deja demasiado espacio para prórrogas para deudas irrecuperables».

    Como si durante los cinco años de gobierno de los Kirchner las AFJP no hubieran continuado con su misma política de inversiones, el ministro atacó la creación de las AFJP por Domingo Cavallo y la compra de títulos de deuda por parte de las aseguradoras: «Se armó un círculo perverso que generó déficit, que se cubrió con bonos públicos que comprabanlas administradoras y por los cuales la población pagaba los intereses, sin que existiera control parlamentario».

    Luego llegó el turno de Boudou: «El sistema de capitalización ha sido insuficiente para dar respuestas, más allá del aporte que ha recibido del estado, un sistema de previsión social no puede estar sujeto al interés del mercado».

    También atacó las comisiones que cobran las AFJP para la administración de los fondos, tema que el gobierno de Néstor Kirchner ya había modificado: «El sistema de comisiones que cobran las administradores es pésimo y esto hizo que la capitalización de cada uno haya sufrido deficiencias», dijo.

    Boudou explicó también que la estatización se volvió imprescindible porque el « manejo» de las AFJP ha afectado a los fondos, que han pasado de $ 92.000 millones a finales de 2007 a $ 78.700 millones en octubre de 2008, aunque en realidad antes de haberse anunciado la liquidación del sistema de capitalización superaban los $ 86.000 millones.

    Poco después, las críticas de los diputados de la oposición quedaron entre el apoyo a una reforma previsional integral y los cuestionamientos a la oportunidad de decidir la estatización de las AFJP y la falta de garantías sobre el destino de los fondos.

    Desde todas las bancadas, inclusive algunas que apoyarán en general la votación del proyecto, le pidieron a Boudou que incluyera en el proyecto un artículo que garantice la intangibilidad de los fondos y controles para que el Estado no los utilice para cubrir gasto y deuda.

    Por ejemplo, el radical Oscar Aguad, explicó: « Compartimos la idea de que el sistema previsional argentino debe ser público, pero la locura es que hoy, quien creó ese monstruo, lo demoniza como si fuera producto de la casualidad».

    Hasta María América González, del bloque Sí, protestó porque el kirchnerismo se niega a introducir cambios y hasta llegó a acusar de tramposo a Boudou.

  • Responsabilidades

    «Si quieren hablar de cambios digan cómo y cuáles son los cambios concretos que quieren hacer», fue la respuesta del jefe de la ANSeS.

    Esteban Bullrich, de PRO, atacó a todo el sistema jubilatorio argentino: «Los políticos debemos hacernos cargo de que el fallo del sistema jubilatorio es culpa del sistema político. Las AFJP fueron generadas por el sistema político. No se puede decir que el sistema de reparto funciona cuando paga $ 650 pesos, nadie vive con ese dinero», dijo. Y la idea del proyecto del gobierno: «Este proyecto es un robo. No lo afirmo yo, sino el líder de su partido», dijo en relación con el ya famoso video del mensaje de Juan Domingo Perón cuando denunció en 1973 que el Estado había «asaltado» las cajas previsionales.

    Jorge Sarghini, del PJ disidente, le preguntó a Boudou si la ANSeS devolverá «los 15 mil millones de pesos que tomó de las provincias».

    «Los jubilados viven en las provincias, por eso reciben el dinero», dijo Boudou, y explicó que evaluará la inclusión en el proyecto de un reglamento sobre la distribución de los fondos en todo el país.

    Carlos Raimundi, del bloque Sí, también dejó en claro los problemas que tiene ya la oposición para plantarse frente al proyecto oficial: « Compartimos el espíritu desde lo conceptual y filosófico, pero debe garantizarse que los fondos se apliquen al financiamiento de actividades productivas y sociales y que haya más controles».

    Boudou les respondió a todos en general: «Los planteos de cambios dichos así con vacíos y tramposos.

    Especifiquen cuáles son los cambios reclamados. Nosotros estamos convencidos de haber enviado el mejor proyecto». Según el cronograma diseñado por el oficialismo, las discusiones continuarán hoy con la visita de representantes de las AFJP, de la CGT y la CTA. Mañana será el turno del defensor de la tercera edad de la Nación, Eugenio Semino, último invitado a las rondas de consulta, antes de avanzar con el dictamen del proyecto, que podría tratarse en el recinto la semana próxima.
  • Dejá tu comentario