Empresarios de la construcción avalan la ley de abastecimiento

Economía

Desde la Cámara del sector alertan por el freno de obras y la disparada de precios. Reconocen que "existe la especulación en el mercado de insumos y hay que utilizar todas las herramientas para que el país salga adelante".

La falta de insumos para la construcción se profundizó en los últimos días. Semanas atrás, Ámbito adelantó que los empresarios tenían dificultades para adquirir ladrillos, chapas, acero, cemento y arena. El viernes pasado la Secretaría de Comercio instó a los proveedores a través del Boletín Oficial a aumentar la producción en esos rubros y ayer Alberto Fernández, en su participación virtual del acto por el día de la construcción, confirmó la aplicación de la ley de abastecimiento. A pesar de los prejuicios que suele haber para con esta herramienta, los principales referentes del sector privado coincidieron en la necesidad de avanzar en ese sentido.

“A los que especulan voy a caerles con todo el peso de la ley”, advirtió el Presidente en un video que grabó para que se reproduzca en el evento que se estaba desarrollando en la fábrica de Loma Negra en Olavarría. A raíz de esas declaraciones, la escalada llegó incluso puertas adentro del sector privado. Iván Szczech, titular de la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO), coincidió con la lectura de Alberto Fernández y en diálogo con este medio dijo que “existe la especulación en el mercado de insumos y hay que utilizar todas las herramientas para que el país salga adelante”.

Pese a que la ley de abastecimiento suele ser cuestionada por los empresarios, en este caso tiene el aval de la principal entidad del sector. “Nadie quiere aplicar la ley de abastecimiento, pero hoy estamos en una situación de pandemia y todos tenemos que poner un poco de voluntad”, reconoció Szczech. Al mismo tiempo señaló que “no son todos, pero hay quienes especulan. Esta herramienta el ejecutivo la tiene habilitada para usar y quienes no tengan ninguna irregularidad no tienen de que preocuparse”.

La norma citada por Fernández establece desde multa a inhabilitaciones para ejercer la actividad, suspensión en los registros de proveedores del Estado y pérdida de beneficios fiscales o el acceso a créditos especiales, entre otras medidas. El diagnóstico que tienen sobre la mesa, tanto los empresarios como el Gobierno, es que existen distintas variables de impacto. Por un lado la especulación de quienes tienen materiales cuya cotización se mueve al ritmo del dólar y no quieren soltarlos y por otro un alza disruptiva de la demanda por los bajos costos en dólares que se chocan con una producción diezmada por los protocolos sanitarios.

Desde CAMARCO, consideran que hay condiciones para que los precios atractivos, en comparación al dólar, se sostengan durante dos o tres años. Además apuntan a que el Congreso apruebe en el próximo paquete de leyes a tratar los demorados proyectos para habilitar un blanqueo de capitales y generar un sistema de ahorro que confluya en hipotecas que estén regidas por la variación de los salarios. Por lo que esperan que la demanda se sostenga en el tiempo.

En este marco, alertan que hay obras en el interior frenadas por los faltantes. Otro dato preocupante es el alza en los precios, el informe de Costos de Construcción de octubre del INDEC mostró un avance de 7,8% en los insumos. En el año acumulan un 44,1%.

Dejá tu comentario