Cooperativas del agro entre el salvataje y la intención de participar en Vicentin

Economía

En enero ACA resolvió hacerse cargo del pago de la deuda de la firma con más de 60 cooperativas. Hoy es su mayor acreedora del sector primario.

Cuando la firma agroindustrial Vicentin se declaró en default, enseguida se conoció que la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) era la mayor damnificada del sector productivo con acreencias de u$s90 millones. Más de 60 cooperativas nucleadas en ACA le habían entregado granos a la firma agroindustrial y su continuidad estaba en peligro a partir de la cesación de pagos.

Lo cierto es que, según pudo averiguar Ámbito, ACA, rápida de reflejos, aplicó un salvataje a esas pequeñas cooperativas y en enero dispuso efectuar los pagos correspondientes que se efectivizaron en marzo pasado.

En el mercado explican que ACA actuó como corredora en la venta de granos a Vicentin, es decir, que las cooperativas le entregaban la mercadería y ésta decidía a quién venderle. Por consecuencia se hizo cargo del cobro y en este caso también cubrió la deuda que dejó la firma agroindustrial para con las cooperativas más chicas.

Gran parte de las operaciones comerciales entre las cooperativas de ACA y Vicentin fueron de ventas “a fijar”, esto quiere decir que el productor entregó su mercadería sin un precio establecido de antemano (ver aparte).

En este marco, y aunque en la práctica, en el concurso de acreedores están consignadas cooperativas que son parte de ACA, éstas le cedieron el derecho a la verificación de créditos por cobrar a la cooperativa que nuclea a más de 50.000 productores.

Mientras tanto, en el mercado de granos remarcan la reputación intachable de ACA en el sector, impulsando además inversiones relacionadas con el valor agregado. “El default de Vicentin fue un golpazo para la entidad que siempre está reinvirtiendo utilidades y es un buen ejemplo del rol social del cooperativismo”, detallan.

Otra cuestión a favor de ACA es su espalda financiera y solvencia económica para hacerle frente a este default de gran impacto para todo el arco productivo y en especial para el sector cooperativo.

En tanto, desde ACA, al igual que otros actores del agro local, también sentaron posición en contra de la posible expropiación de Vicentin. Fue el propio presidente de la cooperativa de segundo grado, Claudio Soumoulou, quien luego del anuncio de intervención, declaró que fue “una decisión apresurada” y que antes debían evaluarse otras alternativas.

Justamente, esas otras opciones que a la Asociación de Cooperativas le interesarían que se consideren están alineadas con el proyecto presentado por el diputado nacional Luis Contigiani, exministro de la Producción de Santa Fe, quien propuso la creación de una sociedad pública-privada que incluya también a las cooperativas y a los trabajadores.

Soumoulou había detallado días antes que la entidad cooperativa tenía mucho que aportarle a Vicentin en caso de que se considere el asociativismo y quizás en ese marco también se entiende por qué ACA, a pesar de la férrea intención de Vicentin, no avanzó en la firma del Acuerdo Preventivo Extrajudicial (APE) y prefirió ser parte del concurso de acreedores que avanza, con sobresaltos, en la Justicia de Reconquista.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario