Revés para Guzmán: Tesoro logró sólo 10% de adhesión en el canje

Economía

La propuesta no convenció y se recibieron ofertas por sólo $164 M. Se espera por nuevo intento (mejorando condiciones) con los Bonos Duales, por un escenario "a la PBA" o por un reperfilamiento.

El Gobierno sufrió ayer el primer revés en la era Fernández, al menos en términos de financiamiento, dado que logró apenas un 10% de adhesión al canje del Bono Dual (AF20). “Tres empanadas”, diría Antonio Musicardi, el personaje encarnado por Luis Brandoni en el clásico Esperando la Carroza. Es que el Ministerio de Economía recibió 99 ofertas por un total de u$s164 millones de los vencimientos por u$s1.637 millones que debía enfrentar la semana que viene (13 de febrero), lo que implicó una magra reducción de los compromisos para la semana que viene. Es decir, de los $105.000 millones que debía desembolsar, ahora restan unos $94.000 millones. El dato positivo: se logró una reducción del stock de deuda de (sólo) u$s7,1 millones “y una extensión de plazos en términos de vida promedio calculado a la fecha de liquidación”, indicaron desde la cartera.

En un principio, y bajo la expectativa de que ingresaría a la operación el fondo Templeton, el principal tenedor de estos títulos (23,5%), se esperaba un escenario positivo para este canje, a pesar de que las quitas oscilaban entre un 7% y un 35% por los títulos a 2021, aproximadamente. Pero el fondo, que en los últimos años perdió unos u$s1.000 millones contra la Argentina rechazó la propuesta, desincentivando el ingreso de otros tenedores. Yendo un poco a los números, por los Bonos en Pesos ajustables por CER (+1%), se adjudicaron apenas $7.556 millones, mientras que por los Bonos con tasa Badlar privada, $1.344 millones. En tanto, por los denominados dollar-linked (+4%), se emitirán u$s8,47 millones, al tiempo que por los nuevos Bonos Duales, $117,9 millones.

Mateo Reschini, analista de LBO, destacó que “dadas las condiciones del canje, los números que se consiguieron eran esperables; lo que se vio fue que el mercado se mostró reticente a convalidar las quitas de capital ofrecidas en la operación”. Reschini sostuvo que, “además de las quitas dispuestas a partir del canje, los títulos también iban a tener una ‘quita’ a través de la cotización de los títulos en el mercado, que seguramente no iban a cotizar a la par”. “Lo más probable es que en breve veamos una nueva oferta de canje o un nuevo intento por ‘rollear’ la deuda a través de un instrumento en pesos con el fin de descomprimir los vencimientos del Bono Dual de febrero”, estimó.

Fuentes de mercado señalaron que puede haber influido que algunos fondos no ingresaran al canje hasta que la provincia de Buenos Aires definiera su situación. Otros criticaron la improvisación del Gobierno, considerando que el mismo lunes decidieron ampliar la operación. Desde Economía habían destacado que la decisión respondía a la buena respuesta por parte del mercado y a la necesidad de una mayor cantidad de tiempo para canalizar las operaciones, pero la realidad superó nuevamente a la ficción. Ahora bien, en otros casos comenzaron a cuestionarse la capacidad que tendrá el Gobierno de renegociar la deuda en dólares con los acreedores privados, considerando que apenas lograron cubrir el 10% de un bono en moneda local.

En esta línea, desde Consultatio anticiparon tres posibles escenarios. El primero sería con el lanzamiento de un nuevo canje más atractivo, lo que podría aumentar la adición y reducir el remanente a pagar. El segundo contemplaría un escenario similar al de la provincia de Buenos Aires, decidiendo pagarlo en tiempo y forma. “Ante esta situación, el Gobierno debería afrontar un vencimiento por 95.000 millones de pesos que, si son financiados vía emisión monetaria, implicarían un aumento de la base monetaria de un 33% interanual en febrero 2020. Esto, sin dudas, afectaría al dólar MEP y Contado con Liqui, generando presión adicional al alza”, destacó. El otro caso sería “que se realice algo similar a lo ocurrido con Lecap y Letes y se difiera el pago de este”, destacó. “Ante esta situación, la quita en pesos respecto al precio de mercado dependerá de la ‘exit yield’ a la que coticen los nuevos bonos”, anticipó.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario