5 de noviembre 2001 - 00:00

El petróleo, en nivel más bajo en dos años

El precio del crudo se situó el viernes en su nivel más bajo desde julio de 1999, habiendo perdido más de 8,4% en la última semana, por las expectativas de los operadores sobre la desaceleración de la economía de EE.UU. en los próximos meses.

La cotización para entrega en diciembre de la variedad West Texas Intermediate, que es el petróleo de referencia en los Estados Unidos y la Argentina, bajó hasta 19,69 dólares en el primer tramo de sesión del viernes, aunque terminó cerrando a 20,18 dólares.

La caída por debajo de 20 dólares por barril, un nivel al que los analistas atribuyen una notable carga psicológica, se produjo poco después de que el gobierno de George Bush anunció un fuerte aumento del desempleo en octubre, que se ubicó en 5,4%, mientras en setiembre se situaba en 4,9 por ciento.

El dato, que superó ampliamente las previsiones de los analistas, tuvo un impacto negativo en el mercado del crudo, ya que añadió un elemento desalentador más sobre la situación de la economía de los EE.UU., que en el último trimestre se contrajo 0,4%, algo que no sucedía desde 1993.

Con este panorama, al que se agrega el descenso en la confianza de los consumidores y un significativo retroceso de la actividad manufacturera en octubre, se aceleró la baja del crudo, porque los operadores están convencidos de que caerá la demanda de petróleo y de otros combustibles utilizados por la industria o el transporte.

Los analistas no descartan que se mantenga la tendencia bajista presente desde hace más de un mes, por la cual el petróleo está ahora 28% más barato que cuando se produjeron los atentados terroristas del 11 de setiembre.

Tras el ataque a las Torres Gemelas, el precio del petróleo tuvo una suba inmediata y llegó hasta los 30 dólares por barril, debido al temor a una posible interrupción de los suministros desde Oriente Medio.

Sin embargo, una vez que se aliviaron esos temores, al garantizar algunos importantes productores como Arabia Saudita que continuarían los suministros, los mercados del crudo centraron su atención en la evolución de la economía de los EE.UU., que después de los ataques aceleró su descenso y pocos dudan que pueda evitarse una recesión.

En tanto, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) trata de encontrar una fórmula capaz de impulsar los precios al alza sin que ello suponga un pesado lastre para la economía de los EE.UU. y otros países desarrollados.

Dejá tu comentario

Te puede interesar