Macri no sumó un solo km a red de gasoductos en 3 años

Economía

¿Dónde fue el ingreso para obras incluido en la tarifa?

El Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) publica las estadísticas oficiales relativas a la expansión del Sistema Licenciado de Transporte de gas (SLT) desde el año 1993. En aquel año, dicho sistema contaba con una longitud de 10.766 kilómetros a nivel nacional.

Al finalizar 2019, éste se había incrementado en un 49%. Esto es, había logrado sumar 5.271 nuevos kilómetros a lo largo de 26 años. Pero la mayor extensión de la red aconteció durante los doce años que transcurrieron entre el primer Gobierno de Néstor Kirchner y el segundo mandato de Cristina de Kirchner.

En efecto, entre 2003 y 2015, la red de gasoductos destinados al mercado interno se expandió como nunca desde los tiempos de Gas del Estado e YPF Sociedad del Estado, incorporando a más de 2,3 millones de compatriotas a los servicios de gas por redes, más de 3.000 kilómetros de gasoductos volcados al abastecimiento local, más de 120.000 nuevos medidores en industrias y comercios, una capacidad de transporte incrementada en 27 millones de metros cúbicos por día y el fin de las exportaciones.

Para ser más precisos, en 2003, el SLT tenía una extensión de 12.871 km. Al terminar 2015, había llegado a los 15.989 km. Esto es, unos 3.118 kilómetros adicionales construidos durante los gobiernos kirchneristas, siendo las dos mayores expansiones anuales de la red las de los años 2005 (+5,8%) y 2009 (+7,1%).

Cabe recordar que esta expansión se dio, por si fuera poco, luego de haberse heredado un sistema energético desregulado, privatizado y desnacionalizado, el cual priorizaba la exportación de gas antes que el abastecimiento doméstico, en medio de un pueblo empobrecido a niveles extremos y con un aparato productivo e industrial al borde del colapso.

¿La fórmula? Una adecuada aplicación de programas de financiamiento destinados a ampliar las redes de transporte y distribución de gas y una política de subsidios orientada a sostener la demanda e incrementar el acceso al servicio público de gas. Todo, sin ningún tipo de tarifazo.

Pero aquella formidable extensión de la red quedó paralizada y congelada con la llegada de Mauricio Macri al poder. El número de 2015, esto es, los 15.989 km de gasoductos alcanzados, se mantuvo intacto por el lapso de tres años consecutivos. La administración neoliberal no iba a añadir un solo kilómetro más.

En 2019, apenas incorporaría unos insignificantes 48 km. Lo hizo expandiendo el gasoducto Cordillerano de TGS. Pero se trató de la menor extensión desde el año 2007 y luego de que la citada compañía no invirtiera un peso (desde 2016) en extender la red a pesar de haber adquirido jugosas ganancias y repartiendo ingentes dividendos entre sus accionistas.

Luego de cuatro años de haber permitido que todas las empresas energéticas (no sólo las transportistas de gas) se llenaran los bolsillos a costa de la seguridad energética del pueblo argentino, la administración Cambiemos destaca por ser la única en toda la historia (de las estadísticas oficiales) que se pasó tres años enteros sin expandir un solo kilómetro la red de gas. ¿Y el ingreso para obras incluido en la tarifa con Macri?

(*) Directora del Observatorio de la Energía OETEC.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario