Importaciones: avanza acuerdo automotrices-BCRA para descomprimir la falta de dólares

Economía

Terminales financiarán parte de las compras incrementales de autopartes. Buscan sostener el aumento en la producción.

Uno de los conflictos que más preocupación generó este año en el sector productivo parece haber alcanzado una resolución, al menos momentáneamente. La industria automotriz, que había elevado un reclamo formal al Banco Central de la República Argentina por la escasez de divisas, acordó una fórmula para dar respuesta al crecimiento de la demanda. Según pudo saber Ámbito, por el consenso alcanzado con el Gobierno, las terminales financiarán el incremento de unidades importadas y se liberará un cupo mayor para las compras al exterior de autopartes.

En una reunión que se dio a comienzos de esta semana entre el titular de la entidad monetaria, Miguel Pesce, y los representantes de la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA), se avanzó en una fórmula para descomprimir la problemática que hoy más complica al sector: la falta de dólares.

La ecuación que puede destrabar el conflicto es a dos bandas. Por un lado, las terminales estarían dispuestas a financiar por un determinado plazo el ingreso de autos fabricados en el exterior. La cifra, sería el equivalente al incremento de importaciones de las autopartistas, que según estiman, deben responder a un crecimiento del 23% en la producción de unidades para satisfacer la demanda. Desde el Banco Central confirmaron a Ámbito que durante esta semana “se trabajó en la definición técnica de ese acuerdo”

Una vez concretada esa instancia, quedará un paso no menor por resolver. Actualmente rige una normativa que pone un tope sobre las importaciones, incluso de insumos para la producción. Ese techo es de un 5% superior a los dólares adquiridos en 2021 o un 70% mayor a los solicitados en 2020. Para hacer operativa la ecuación a dos bandas, el Gobierno deberá excluir a las proveedoras de autopartes. Se desconoce cómo se instrumentará.

Las nuevas restricciones sobre las importaciones se dan en el marco de la creciente preocupación por el nivel de reservas del Banco Central, que se ve agravada por el compromiso asumido con el Fondo Monetario Internacional de incrementarlo durante este año. Ayer, en declaraciones radiales, Pesce reconoció que el resultado cambiario del mes de abril fue menor al esperado. No obstante, resaltó que el primer trimestre fue positivo y que mayo “arrancó mejor de lo previsto”.

El caso de la industria automotriz tomó relevancia por que se hizo pública una carta que las empresas del sector, junto al sindicato SMATA, enviaron a las autoridades de la entidad monetaria señalando que las dificultades operativas podrían llevar a un parate en la producción. Pero desde los distintos rubros de la industria vienen alertando por las implicancias de la nueva normativa.

Desde el Banco Central explicaron a Ámbito: “La norma está pensada para las firmas que se sobrestockearon pensando que el tipo de cambio iba a saltar. Ahora la idea es que usen esos stocks que tienen de más ayuden a financiar parte del crecimiento en las importaciones”. De todas maneras, en el Gobierno apuntan a que una vez aliviadas las tensiones cambiarias, se pueda revertir la medida.

Dejá tu comentario