La inflación no da tregua en Alemania y toca su nivel más alto desde la 2° Guerra Mundial

Economía

El aumento se debió al incremento de los costos de la energía -que fueron un 43,9% más altos en comparación con septiembre de 2021- y no se vio amortiguada por las medidas de alivio a la población.

La inflación en Alemania se situó en septiembre en su nivel más alto en más de un cuarto de siglo, impulsada por la subida de los precios de la energía, que ya no se vio amortiguada por las medidas populares de alivio, mostraron datos publicados el jueves.

"Los precios al consumidor, armonizados para hacerlos comparables con los datos de otros países de la Unión Europea (IPCA), se elevaron un 10,9% en el año, y por encima del 10% esperado. Esta fue la lectura más alta desde datos comparables que se remontan a 1996", indicó el equipo de Research & Strategy de Inviu.

El aumento se debió al incremento de los costos de la energía -que fueron un 43,9% más altos en comparación con septiembre de 2021- después del desincentivo al transporte público y una rebaja de impuestos al combustible.

El aumento de los precios de la energía, estimulado por la disminución de los suministros de gas procedentes de Rusia, ha llevado las tasas de inflación a niveles no vistos en décadas, y la enorme pérdida de poder adquisitivo de los consumidores ha aumentado la probabilidad de que haya una recesión.

"Pareciera ser que la crisis energética aún no ha llegado a su fin. El fondo de acciones europeas de referencia acumula una caída de más del 33% en el presente año", añadieron desde Inviu.

Citando el aumento de los precios del gas, cuatro de los principales institutos económicos alemanes redujeron casi a la mitad su previsión de crecimiento económico para la mayor economía de Europa este año y recortaron su proyección para 2023 al -0,4% desde el 3,1%.

Los consumidores alemanes han empezado a cambiar sus hábitos de compra debido al aumento del costo de la energía, según una encuesta publicada por la asociación comercial HDE el jueves. Un 46% afirma haber dejado de comprar ciertos productos como consecuencia de ello y un 60% indicó que aprovecha cada vez más las ofertas a la hora de comprar alimentos.

Dejá tu comentario