La mayor parte del crédito de las pymes es para supervivencia

Economía

De cada $10 que consiguen de financiamiento, 7 son destinados a capital de trabajo y solo 3 a expandir. El nivel más bajo de los últimos cinco años.

En la presente coyuntura económica todo el esfuerzo de las pequeñas y medianas empresas está puesto en sobrevivir, antes que pensar en crecer. Así lo indica el Indice de Inversión Pyme (IIP) que elabora la sociedad de garantía recíprocas, Garantizar, el cual en el tercer trimestre de este año reveló que la cantidad de dinero que dirigen las empresas a compra de maquinarias o la puesta en marcha de nuevos proyectos se ubicó en el nivel mas bajo de los últimos 5 años. El IIP entre julio y septiembre fue de 30,92%, es decir, que de cada $100 que recibieron de financiamiento las empresas, unos $30 fueron a inversiones, y $70 a capital de trabajo.

El indicador registra una caída del 38% respecto de igual período del año pasado, y está dos puntos por debajo del promedio histórico del tercer trimestre en la serie que elabora la SGR con datos desde 2008.

"Este número acompaña la realidad macro y microeconómica de las pymes que ante la coyuntura actual requieren de un mayor financiamiento de capital de trabajo por la extensión en la cadena de pagos", señala el informe.

El reporte también explica que las empresas no están tomando financiamiento para inversiones debido al salto explosivo de las tasas de interés en el mercado financiero. "Al igual que el trimestre anterior, la mayoría de las garantías siguen destinándose a financiar capital de trabajo", indica el informe.

Durante el período además se registró una menor cantidad de operaciones. De acuerdo con Garantizar se llevaron a cabo 452 avales. contra 659 que se habían hecho en el tercer trimestre de 2017.

Por otro lado, si bien el monto en pesos no varió demasiado de un año a otro, ya que pasó de $1.300 millones en 2017 a $1.200 millones en 2018, cambió sustancialmente el perfil de los créditos. Garantizar señala que dio "un salto enorme la negociación de cheques de pago diferido".

Aún en el pésimo contexto, los sectores que están al tope en destinar sus fondos a inversiones son la industria u la minería, con el 28% y los servicios, con el 24%.

En cuanto a la distribución territorial, Santa Fe desplazó por primera vez a Buenos Aires en materia de garantías para inversiones. La provincia gobernada por Miguel Lifschitz generó avales por $236,8 millones, con $229 millones del territorio de María Eugenia Vidal. En tanto que en la ciudad de Buenos Aires se generaron garantías por $158,7 millones, Córdoba $145,9 millones y Tucumán $117,6 millones.

Frente al deterioro de las condiciones económicas, el presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA), Daniel Rosato, reclamó al gobierno que implemente una tasa de financiamiento preferencial para financiera el pago de salarios y a la adquisición de insumos industriales.

También solicitó que se implemente un precio sostenido de la energía; y la ampliación para las fábricas medianas de los beneficios del decreto que estiró los plazos a 60 días la liquidación de retenciones.

Rosato destacó que la implementación de esas medidas permitiría a las Pymes "sortear de la mejor manera posible la conflictividad económica que surgió a partir de la inestabilidad cambiaria que instaló una política de altas tasas de interés" A todo esto, entidades pymes se sumaron a un petitorio que entregará hoy la Confederación General del Trabajo (CGT) al ministro de la Producción, Dante Sica, en "defensa del empleo y la industria nacional".

Dejá tu comentario