La soja no detiene su rally: volvió a subir en Chicago y ya superó u$s580 por tonelada

Economía

Los granos culminaron al alza en el mercado de Chicago, impulsados por la fuerte demanda global en un contexto de escasez de suministros mundiales.

El contrato de mayo de soja ganó 0,31% (u$s1,84) hasta los u$s581,29 la tonelada, a la vez que de julio lo hizo por 0,26% (u$s1,47) para concluir la jornada a u$s 566,68 la tonelada. Así, dicho subproducto subió 0,18% (u$s 0,88) y se posicionó en u$s467,70 la tonelada, mientras que el aceite perdió 1,78% (u$s26,68) hasta los u$s1.471,34 la tonelada, como consecuencia de la fuerte crisis sanitaria que atraviesa India por la pandemia de coronavirus, lo que podría condicionar sus compras.

Los fundamentos de la suba radicaron en la previsión de que, a raíz de los altos precios del maíz, los productores norteamericanos implanten más grano amarillo en detrimento de la soja, en un contexto de alta demanda global del poroto, indicó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR). Asimismo, sumó presión la bajante en el río Paraná, principal vía de exportación de la harina de soja, de la cual Argentina es el mayor productor y proveedor mundial. La entidad rosarina prevé “limite la carga de los barcos y la eficiencia del suministro global”.

En tanto, desde la corredora Granar, sostuvieron: “Como justificativo de la tónica alcista se podría decir que las lluvias que se registran sobre el este del cinturón sojero/maicero y los pronósticos de nuevas precipitaciones durante los próximos días podrían demorar las siembras, sin embargo, los acumulados no parecen tan grandes como para resultar perjudiciales para el avance de las máquinas y, mucho menos, para el desarrollo de los cultivos que comienza a emerger. Al contrario”.

El maíz continuó con su firme tendencia alcista al trepar 1,14% (u$s3,35) y cerrar a u$s296,54 la tonelada, debido a la toma de posiciones por parte de los fondos especulativos ante los ajustados stocks para suplir la fuerte demanda global. Sin embargo, en Brasil se esperan leves lluvias que podrían ayudar a la sequía en las regiones productoras, lo que limitó las subas.

“Si bien en un mercado con tanta influencia de fuerzas especulativas todo puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos, la firmeza estructural del maíz es tal que ni siquiera el progreso de siembras bajo condiciones relativamente normales logra desviarlo del lado alcista. Igualmente, vale destacar que así como la sequía que afecta severamente los suelos de Dakota del Norte influye sobre el trigo de primavera, también tiene incidencia sobre la producción de los granos gruesos que se deben producir allí”, analizó Granar.

Por su último, el trigo escaló 2,54% (u$s6,89) y se posicionó en u$s277,69 la tonelada, como consecuencia de la creciente demanda por el cereal para alimentación animal, “lo que da aún más fuerza a los precios en un contexto productivo de sequía”.

No obstante, las exportaciones del trigo francés por fuera de la Unión Europea tocaron un mínimo de nueve años.

Dejá tu comentario