Lavagna: el Censo Nacional Económico seguirá abierto

Economía

En marzo vence el plazo para que las sociedades completen los cuestionarios digitales. Desde el 1 de abril los bancos van a exigir el certificado del censo para poder operar.

El titular del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), Marco Lavagna, aclaró ayer que el Censo Nacional Económico 2020/2021 seguirá abierto luego de que venzan los plazos para responder al formulario digital a través del micrositio especial. Lavagna ratificó que desde el 1 de abril los bancos van a comenzar a exigir la presentación del certificado correspondiente para poder operar con normalidad.

“Nuestra idea no es poner trabas a nadie. Cuando venza el plazo el censo va a seguir abierto. El que no haya contestado y no pueda operar con el banco podrá responder el cuestionario, obtener el certificado y volver a operar con normalidad”, señaló Lavagna durante una presentación organizada por el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires.

El 31 de marzo vence el primer plazo para las sociedades. Para ese momento, las empresas deben contestar el formulario del censo, en el cual se pregunta la facturación de la empresa del 2019 y la cantidad de personal.

Según explicó Lavagna, el CNE buscará armar una nueva base de datos sobre la estructura económica del país. Sobre todo,se buscará tener detalles sobre cantidad y tamaño de empresas, su longevidad, y los sectores a los que pertenece. El funcionario explicó que cuando se hizo el último censo económico en 2004, el sector de software en el país era irrelevante, mientras que ahora se ha convertido en uno de los principales sectores exportadores.

El relevamiento alcanzará a todas las empresas o personas que cuenten con CUIT. Los autónomos tendrán que tener el certificado desde el 1 de mayo, mientras que los monotributistas desde el 1 de junio.

Lavagna anticipó también que el INDEC analiza mecanismos para que en el futuro el organismo pueda recabar datos sobre personas o empresas que tengan otras dependencias del Estado. Uno de los casos es el Registro Pyme que se administra desde Desarrollo Productivo. La idea es poder obtener datos sin vulnerar el debido anonimato. Como existe el secreto fiscal, se estudia algún mecanismo de consulta para que el contribuyente pueda autorizar al INDEC a recabar su información desde el organismo fiscal, o alguna forma que permita que parte de los datos en la base de la AFIP se puedan tornar anónimos para que puedan extraerse sin romper normas.

Dejá tu comentario