Loma Negra: ventas cayeron 30% en el primer semestre

Economía

Las ventas de Loma Negra, la principal productora de cemento de la Argentina, se redujeron 30% en el primer semestre del año, principalmente por la caída en la actividad de la construcción, producto de la pandemia de coronavirus. De todas formas, desde la compañía remarcan que en la medida que se comenzó a flexibilizar la cuarentena su negocio comenzó a mostrar claras señales de recuperación, tal como se desprende de su último balance presentado en la Bolsa local.

“Como consecuencia de la pandemia de covid-19, entramos en el segundo trimestre en medio de un cese de actividades a nivel nacional sin precedentes que impactó negativamente a nuestros negocios. A lo largo del trimestre, y dependiendo de cómo se fue desarrollando la situación sanitaria en cada jurisdicción, algunas de estas restricciones se atenuaron o incluso se eliminaron. Anticipándonos a los efectos del covid-19, tomamos medidas proactivas enfocadas especialmente en adoptar estrictos protocolos de bioseguridad en nuestras operaciones, y en mantener la solidez financiera de nuestro balance. La demanda de cemento en la Argentina en el segundo trimestre se contrajo alrededor del 32% interanual y alrededor del 4% secuencialmente con respecto el trimestre anterior. Al observar más de cerca el comportamiento de nuestra demanda, observamos que el desplome inicial de las ventas en abril fue seguido por una fuerte recuperación secuencial desde mayo en el cemento embolsado a lo largo del país”, remarca el CEO de la compañía, Sergio Faifman, en la memoria de su balance semestral cerrado en junio pasado.

Tal como se desprende de su estado de resultados, la firma pasó de facturar poco más de $22.291 millones en el primer semestre de 2019 a los $15.635 millones conseguidos en el mismo período de este 2020.

En tanto, su ganancia final también sufrió una abrupta caída del 68% porque en junio de este año fue de $1.03 8 millones, versus los $3.238 millones de un año antes.

En este contexto, la empresa se vio obligada, al comienzo de la pandemia, a suspender momentáneamente la obra en su planta de Olavarría con la que pretende incrementar su producción en un 40%.

Al respecto, su CEO detalló: “Los trabajos en el proyecto L´Amalí se reanudaron a fines de abril después de que se levantaron las restricciones temporales debido a la covid-19. Ciertamente, esta suspensión junto con los protocolos de bioseguridad adoptados han retrasado la fecha de inauguración del proyecto, que ahora se espera sea para principios de 2021”.

Respecto a sus diversas unidades de negocios, desde la empresa explicaron que los volúmenes de ventas de cemento, albañilería y cal en la Argentina disminuyeron durante el segundo trimestre de este año, un 24,5%, alcanzando 1,01 millones de toneladas, reflejando el impacto total del cese de actividades por la pandemia.

El segmento de Bolsas fue más resistente, presentando una fuerte recuperación a partir de mayo, incluidas algunas tasas de crecimiento positivas en comparación con el trimestre del año anterior. Por otro lado, el segmento a granel se vio fuertemente afectado por la ausencia de obras privadas y públicas, particularmente en aquellas jurisdicciones donde las restricciones fueron más estrictas.

Por su parte, los volúmenes de ventas en el segmento de concreto y agregados se desplomaron 92,3% y 90,9%, a 0,02 millones de m3 y 0,03 millones de toneladas, respectivamente, “muy afectados por el estricto cese de actividades y el consiguiente impacto en proyectos privados y públicos”. En tato, los volúmenes del segmento ferroviario experimentaron una disminución del 44,3% en comparación con el trimestre comparable en 2019.

Yanina Otero

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario