Lula y Chávez contra Bush: "No queremos pagar crisis"

Economía

Manaos (EFE, AFP, Reuters, ANSA. DPA) - El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y de Venezuela, Hugo Chávez, criticaron ayer a EE.UU. y al sistema financiero en crisis, y reclamaron soluciones para que la situación no afecte a los países más pobres, tras reunirse en la ciudad brasileña de Manaos.

«No considero justo que ahoraque (los países en desarrollo) comenzamos a mejorar un poco en el siglo XXI, seamos sacrificados porque el sistema financiero internacional se convirtió en un casino en el que las personas apostaban a ganar dinero fácil sin ninguna responsabilidad», denunció el presidente brasileño tras la reunión.

El mandatario denunció que ese mismo sistema financiero que pasó «las últimas tres décadas diciendo lo que nosotros debíamos hacer» no se lo aplicó a sí mismo.

Lula pidió que el gobierno, el Congreso y los empresarios en Estados Unidos «encuentren ya una salida y no permitan que la disputa electoral (presidencial) obstaculice las decisiones económicas que deben ser tomadas para que la crisis no se profundice en otros países».

En el mismo tono, Chávez responsabilizó de la crisis a «la irresponsabilidad del gobierno de EE.UU. (...), el neoliberalismo salvaje, el capitalismo, el fundamentalismo del mercado», al tiempo que llamó a fortalecer mecanismos que fomenten la independencia de la región.

  • Propuesta

    Chávez propuso activar el Banco del Sur, un mecanismo de financiamiento al desarrollo regional creado en el papel hace casi un año y que no ha entrado en funcionamiento. «No debemos perder un día en la activación del Banco del Sur para que traigamos nuestras reservas internacionales, los recursos para la inversión, para que nosotros mismos manejemos nuestro Banco del Sur a través de fondos de financiamiento, de cooperación, para asegurar el desarrollo de nuestros pueblos y definitivamente desengancharnos del nefasto sistema neoliberal», dijo.

    Aunque ambos mandatarios garantizaron que no hay « gabinete de crisis» en la región, reconocieronque ningún país está blindado ante la crisis, que consideraron de inmensa magnitud y consecuencias. «Antes nuestros países estaban muy frágiles y cuando Estados Unidos estornudaba, a Brasil y a Venezuela les daba un resfriado. Ahora EE.UU. es la que está en crisis, Europa con problemas de crecimiento y nosotros en una situación más tranquila. No significa que no corramosriesgos. Una recesión grave en esos países trae riesgos», dijo Lula.

    «Tenemos (con Chávez) el mismo pronóstico: la crisis es muy seria y tan profunda que no sabemos el tamaño. Tal vez sea la mayor en la historia del mundo», afirmó Lula. «La crisis es interminable. Nadie sabe en dónde termina. Están cerrando bancos hasta en Alemania, Holanda y Luxemburgo. Ojalá que la crisis no afecte a ningún pueblo. Ojalá que EE.UU. consiga resolverla rápido», dijo por su parte Chávez.

    En tono conciliador, el presidente brasileño agregó que tanto él como Chávez quieren «el bien del pueblo de EE.UU.». «Nadie merece esta crisis. Quiero que el gobierno, el Congreso y el pueblo de EE.UU. encuentren rápido una salida y no permitan que las elecciones ( presidenciales) de noviembre próximo afecten las decisiones que tienen que tomar y que la crisis se transfiera a otros países», manifestó Lula.

  • Confianza

    En ese punto, Chávez también coincidió con Lula e incluso expresó su confianza en que el Congreso de EE.UU. apruebe el plan de rescate financiero del gobierno de George W. Bush.

    «Nosotros no le deseamos eso a nadie. Ya la tuvimos (una crisis). Ojalá que se pongan de acuerdo y aprueben el plan del presidente Bush. Ojalá consigan una fórmula para que ellos se liberen del conflicto y para que no siga expandiéndose por el mundo como un incendio, como un espectro», agregó el venezolano.

    En los mismos términos se expresó a su llegada a Manaos el presidente de Bolivia, Evo Morales, al afirmar ante periodistas que «no es posible que los pobres tengan que pagar el precio de la crisis de los ricos». Y aseguró que «el capitalismo no es ninguna solución para la humanidad». Tras la cumbre binacional entre Lula y Chávez se incorporaron a un almuerzo de trabajo el presidente de Bolivia y el de Ecuador, Rafael Correa.
  • Dejá tu comentario