4 de septiembre 2006 - 00:00

Mal la Argentina en ranking salarial

Mal la Argentina en ranking salarial
Un argentino debe trabajar 56 minutos para comprar una de las famosas hamburguesas Big Mac, en una casa de comidas rápidas McDonald's, mientras que hace un año se requerían 41 minutos. Esa demanda de esfuerzo es mucho mayor que la que tiene que hacer un ciudadano de Tokio (que necesita sólo 10 minutos de trabajo para pagar el mismo producto) o uno de San Pablo (38 minutos). Sin embargo, es menor que la de un mexicano (82 minutos) o un bogotano, que necesita más de una hora y media para lograr el mismo objetivo.

Los datos surgen del estudio de precios e ingresos 2006 del UBS (Unión de Bancos Suizos). Y según los especialistas, se trata de un índice que representa mejor la situación de los empleados en los diferentes países que el famoso índice Big Mac que publica todos los años la revista «The Economist» y que refleja cuáles son las ciudades más baratas del mundo ya que compara su valor en las principales urbes.

Para realizar el ranking, se toma en cuenta el valor de la hamburguesa en la ciudad y el promedio de salario formal de los trabajadores del país.

El economista Osvaldo Giordano, de IDESA, explicó a este diario que los datos son muy significativos ya que las cifras oficiales muestran que desde la crisis los salarios se recuperaron en términos del índice de precios al consumidor cerca de 80%. Si se midiera la relación entre los ingresos y otros precios del mercado, como los servicios públicos, que están regulados, podría asegurar que se necesitan ahora menos horas de trabajo para pagar el teléfono. Mientras que si se lo compara con productos importados, la proporción se triplicaría en relación con la de la década pasada. Por eso, un precio como el del Big Mac, que tiene un componente importado pero también debe ajustarse al mercado interno, es representativo del poder de compra de los trabajadores de cada país.

El estudio de UBS muestra también cuánto tiempo necesita trabajar una persona para comprar otros productos en diferentes ciudades. Los argentinos destinan 18 minutos de trabajo para comprar un kilo de pan y 24 para uno de arroz. En el primero de estos ítems, el país se encuentra en las mejores posiciones del ranking ya que, por ejemplo, en Caracas el pan cuesta más de una hora (76 minutos) del trabajo de un venezolano, y en Manila debe trabajarse 64 minutos. En el caso del arroz, la posición de los argentinos no es tan favorable si se la compara con Sydney o Zurich, donde alcanzan 5 minutos de esfuerzo laboral para un australiano o un suizo para comprar un kilo.

Susana Andrada, del Centro de Educación al Consumidor, asegura que aunque no se trate de un bien básico para la alimentación, un tipo de producto como las hamburguesas muestra la realidad de los consumidores. «Si uno mira el aumento de los salarios con respecto al índice general de precios que calcula el INDEC, puede ser que haya habido una recuperación. Pero cuando se ve en detalle cada producto o servicio, se nota más la pérdida del poder adquisitivo. Antes a la gente le alcanzaban los sueldos para pagar el alquiler, medicina prepaga, micro escolar, la cochera. Ahora no, todo eso subió de una manera impresionante», dice.

El UBS coincide en esa pérdida de poder de compra de los argentinos. El informe sobre precios e ingresos de 2005 mostraba que con sólo 41 minutos de trabajo se compraba un Big Mac en Buenos Aires. Sin embargo, y según apuntan los economistas, gracias a algunas medidas como las retenciones, el año pasado el kilo de pan costaba mayor esfuerzo (26 minutos). Igual sucedió con el arroz. El año pasado, con más de media hora de trabajo (33 minutos) se conseguía un kilo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar