Obligados, estadounidenses pasan del consumo al ahorro

Economía

Nueva York (Bloomberg) -La crisis de la vivienda en Estados Unidos podría hacer posible lo que no pudieron los insistentes consejos paternales: convertir a los estadounidenses de consumidores en ahorradores.

El consumo caerá porque los propietarios de viviendas no podrán volver a utilizar la revalorización de sus casas para endeudarse -en 2006 tomaron prestados u$s 837.500 millones, según un informe del ex presidente de la Reserva Federal,-Alan Greenspan, y de James Kennedy, economista jefe de la Fed-. Con las entidades hipotecarias exigiendo anticipos de 20 por ciento, el promedio de las familias, que ahorran menos de 1 por ciento de la renta después de impuestos, tendrá que ahorrar 10 por ciento durante 10 años para comprar una vivienda.

El mercado de la vivienda se llevó por delante el equivalente a 1,6 por ciento del producto bruto interno en el primer trimestre,y redujo en 50 por ciento el ritmo de crecimiento del gasto en consumo, que representa más de las dos terceras partes de la economía, dijo Mark Zandi, economista jefe en Moody's Economy.com, en Pensilvania.

«La pérdida de riqueza inmobiliaria es la diferencia entre una economía en recesión y una economía en crecimiento», dijo Zandi, asesor del senador John McCain, candidato republicano a la presidencia. «Los consumidores han propulsado la economía mundial durante los últimos 25 años. En un futuro previsible, quizá en los próximos 25 años, la tasa de ahorro subirá.»

Llevará hasta 2015 que el promedio del precio de la vivienda vuelva al máximo de u$s 230.200 de julio de 2006, aunque las ventas de viviendas y la construcción nunca alcanzarán los máximos de 2005 y
2006, dijo.

  • Menos préstamos

    Los bancos emitirán este año 53 por ciento menos de hipotecas que en 2006, dificultando las ventas de viviendas y retrasando una recuperación del mercado, dijo Guy Cecala, editor del boletín del sector Inside Mortgage Finance, en Maryland.

    Conseguir un préstamo hipotecario podría también ser más difícil por el derrumbe de la confianza de los inversores en Fannie Mae y Freddie Mac, que tienen o garantizan 81 por ciento de las hipotecas emitidas este año, según la Office of Federal Housing Enterprise Oversight, con sede en Washington.

    Fannie Mae, la mayor hipotecaria de Estados Unidos, y Freddie Mac, la segunda, han perdido cada una más de 50 por ciento de su capitalización desde el 7 de julio.
  • Dejá tu comentario