La economía creció 1,9% mensual en octubre (mejor de lo esperado)

Economía

La actividad sumó así su sexto mes en positivo. En términos interanuales, el EMAE se contrajo el 7,4% y acumula una merma del 11,3% en diez meses.

En octubre la actividad económica continuó por un sendero de recuperación, luego del desplome de marzo y abril, al enhebrar su sexta suba mensual consecutiva: según informó el INDEC, el EMAE registró un incremento del 1,9% en relación a septiembre. En términos interanuales evidenció una contracción del 7,4% y acumula así una caída del 11,3% durante los primeros diez meses del año.

A excepción de Intermediación financiera, todos los sectores económicos que conforman el Estimador Mensual de la Actividad Económica registraron caídas en la comparación interanual, entre las que se destacaron las disminuciones de “Transporte y comunicaciones” (-20,3%) y “Hoteles y restaurantes” (-54,5%). El sector de “Construcción” desaceleró fuertemente la caída (-13,3%) y también evidenció una leve contracción la “Industria manufacturera” (-3,5%).

“El dato de crecimiento mensual del EMAE de octubre fue algo mejor a lo esperado, ya que diferentes indicadores adelantados mostraban variaciones mixtas respecto a septiembre. Es el caso de la industria (IPI -2,5% mensual), las importaciones totales (-1,8%) y de bienes de capital (-5,8%) e indicadores de alta frecuencia como la demanda de energía eléctrica. No obstante, otros indicadores de peso como la recaudación de IVA e impuestos a los débitos y créditos habían mostrado mejoras mensuales”, señalaron desde la consultora Empiria, y remarcaron: “Estos nuevos números (más corrección de la serie) mejoran la proyección de cierre 2020, ubicándose en torno del 10%. A su vez, mejoran las expectativas para 2021 por un mayor nivel de cierre”.

Octubre fue un mes marcado por la volatilidad cambiaria. Pero eso, según explicó a Ámbito Matías Rajnerman, pudo haber tenido un efecto favorable. “Hay un tema paradójico porque la brecha, las expectativas de devaluación, juegan a favor de la producción inmediata. Porque una de las maneras de cubrirse de una aceleración inflacionaria es con stock. Además, si uno piensa que van a caer las ventas, por ahí anticipa un poco de demanda. Entonces, esas dos cosas pueden haber ayudado, paradójicamente”, sostuvo el economista de Ecolatina, quien agregó: “Por otro lado, creo que hay una recuperación de bienes más palpable. Habrá que ver qué pasa después del verano, si no se materializan las expectativas de devaluación, si fue efectivamente un adelanto de producción o tiene que ver con que la actividad se recuperó”.

“En octubre se observó una continuidad en la dinámica de recuperación de la economía, aunque de forma heterogénea dada las características del shock de oferta que estamos evidenciando. Cabe esperar una continuidad durante los meses siguientes aunque de forma atenuada. Por otro lado, la dinámica del sector agropecuario (influenciada por las condiciones climáticas) es un factor importante a seguir no sólo por su importancia dentro de la economía argentina sino también por la oferta de divisas que brinda”, analizó por su parte la consultora ACM, que estima una caída del PBI para este año en torno al 10,5% para este año y un crecimiento del 4,1% para el año que viene.

“Para los próximos meses, hay dos grandes encrucijadas. Por un lado, la cuestión cambiaria, que puede o no haber devaluación. Y por otro lado el tema covid. Si una nueva ola golpea a una economía que ya está en crisis, el gran problema que tiene es que podría generar nuevas presiones por el lado del dólar, sobre todo en los mercados paralelos, pensando en que el Gobierno tendría que volver a incurrir en un déficit, volver a gastar, y que todavía no tiene financiamiento. Dependiendo de qué pase, los próximos meses van a ser o de recuperación, si no hay devaluación y no hay covid. O, por el contrario, van a volver los números en rojo si hay devaluación y hay covid”, remarcó Rajnerman.

Por su parte, desde LCG sostuvieron que a pesar de la recuperación de los últimos seis meses (28% acumulado desde el piso), “la actividad todavía se ubica 5% por debajo del nivel al que operaba en febrero, antes de la pandemia”. “Desde una perspectiva de más largo plazo, la actividad se ubica 12% por debajo de los niveles de 2017, último año en que el PBI mostró crecimiento”, explicó la consultora, quien agregó: “Para noviembre esperamos que la actividad continúe mostrando variaciones positivas, en línea con el relajamiento de las restricciones”. En ese escenario, proyectan una caída de la actividad en torno al 10% u 11% para este año.

Dejá tu comentario