7 de agosto 2002 - 00:00

Peligran en la Argentina exportaciones de carne

Peligran en la Argentina exportaciones de carne
La fuerte suba del ganado en pie en el mercado interno -que este lunes y martes volvió a aumentar 3% hasta alcanzar 46% en el último mes -sumado a la depreciación del real frente al dólar, inquieta a los exportadores argentinos de carne que vuelven a perder terreno frente a la competencia de Brasil, país que ya le ganó a la Argentina los mercados mundiales hasta consolidarse como primer exportador mundial. En Brasil la suba del ganado acumuló 10% en el último mes y genera una brecha de magnitud en perjuicio de la Argentina, donde las vacas subieron 44%, los toros 48%, los novillos 37%, los novillitos 17,6% y los terneros 15%.

•Retención

La devaluación de la moneda local generó retención entre los ganaderos brasileños, quienes especulaban con un mayor aumento de los valores de la hacienda. La suba en el mercado interno brasileño se debió también a la falta de oferta como consecuencia de que el maíz dejó de participar como suplemento en las raciones de alimentos, tal lo que ocurrió en la Argentina. Esto determinó también que desaparecieran los feed-lots (engorde de ganado a corral) y que se postergara la terminación de la hacienda para enviarla a faenar. Un coctel explosivo para la suba de la carne.

Frente a este panorama, los frigoríficos brasileños pierden margen, pero quedarán mejor posicionados que los frigoríficos argentinos para acceder a la hacienda que permita satisfacer la demanda internacional.
Una vez más, especulan, podrían ganarles mercados a los exportadores argentinos.

«Enfrentamos un panorama de precios internacionales deprimidos y una importante competencia de Brasil, que como consecuencia del cierre de mercados ha ocupado una posición preponderante en destinos que hasta entonces eran patrimonio nacional. La caída del real y del peso uruguayo son también motivo de alarma», advertían los exportadores nucleados en la Asociación de Industrias Argentinas de Carnes (AIAC).

Pero los problemas no se circunscriben a Brasil. Uruguay también gana la competitividad perdida. En efecto, el aumento del dólar en Uruguay, que llegó a 90% desde el inicio de la crisis hizo recuperar competitividad a los frigoríficos uruguayos que habían menguado sus posibilidades luego de la devaluación argentina.

•Freno

Con la suba del dólar en Brasil y en Uruguay se frenaron las mejores perspectivas para los frigoríficos argentinos, sobre todo en los mercados de la Unión Europea e Israel, los dos principales con que cuenta hoy la carne argentina.

Con este escenario, la exportación comienza a perder la expectativa que tenía posdevaluación y especula con un nuevo cambio de tendencia. Aún no hay previsiones, pero algunos analistas creen que se estará muy lejos de colocar las poco más de 150 mil toneladas de res con hueso que se colocaron el año pasado.

Dejá tu comentario

Te puede interesar