Piden ampliar compra de acciones con depósitos

Economía

Los ahorristas con depósitos reprogramados tendrán una nueva alternativa para desprenderse de estos papeles: invertir en acciones de empresas que cotizan en Bolsa. De esa forma, podrán canjear los plazos fijos y hacerse de activos líquidos, que en caso de no querer conservar podrán luego vender en la Bolsa. La iniciativa fue consensuada ayer por los directivos de la Bolsa de Comercio, los presidentes de 30 empresas que actualmente cotizan en el mercado, y directivos de las principales entidades financieras, que accedieron a que los plazos fijos de un Banco se utilicen para cancelar deudas de cualquier otra entidad. Lo que todavía nadie sabía precisar ayer, es a qué valor se tomarían los Bonos de plazo fijo.

Directivos de empresas como Aluar, IRSA, Acíndar y Molinos, entre otras, se sentaron a la mesa de las conversaciones con el titular de la Bolsa, Julio Werthein, el secretario de Financiamiento, Guillermo Nielsen, el titular del Banco Francés, Jaime Guardiola; el director del Galicia, Luis Ribaya; Jorge Birtos por el Banco Macro y Manuel Sacerdote titular del Banco de Boston.

La propuesta es la siguiente: usar los plazos fijos reprogramados para adquirir acciones de empresas que ya cotizan en Bolsa o aquellas que deseen salir al mercado. Las empresas que reciben estos papeles a cambio de ceder parte de su capital, podrán usar los plazos fijos para cancelar deudas bancarias o pagar impuestos. Las acciones que emitan las empresas con este objetivo serán valores preferidos, que paguen un dividendo anual fijo, que recibirán un tratamiento impositivo similar al de los depósitos y con derecho a voto. Lo que se busca es que se transfieran plazos fijos por títulos de empresas logrando así cuatro objetivos:

1)
Los ahorristas se desprenden de los depósitos indisponibles por un activo líquido que cotiza en el mercado y por lo tanto pueden, en caso de querer desprenderse de las acciones, hacerse del dinero. La clave estará en elegir títulos de empresas con buenas perspectivas futuras de manera tal de mantener o incrementar el valor de las acciones que adquieran.

2)
Las empresas logran reestructurar sus pasivos sin necesidad de contar con liquidez sino cediendo capital accionario. La cancelación de pasivos les mejora su calificación. También podrán pagar impuestos con ese dinero.

3)
El sistema financiero bancario elimina pasivos de mediano plazo, ayuda a dar liquidez a sus clientes y acerca el fin de los depósitos indisponibles.

4)
El mercado financiero no bancario convoca de esta forma a inversores nuevos, que de otra forma se irían al dólar.

Se trataría de certificados emitidos por los propios Bancos. A su vez, la otra alternativa que promueven desde la Bolsa de Comercio, es que los depósitos reprogramados coticen en Bolsa, de manera tal que ahorristas e interesados en tener estos valores ya sea para cancelar deuda o pagar impuestos, puedan comprarlos y venderlos a través de operadores de Bolsa.

Pero la reunión que mantuvieron ayer para tratar este tema, también llegaron otras propuestas. Por ejemplo, el Banco Macro presentó un proyecto para emitir Obligaciones Negociables (ON) con dinero del plazo fijo. Molinos y Aluar propusieron crear un fideicomiso con estos depósitos para financiar exportaciones. Mientras que IRSA presentó su proyecto de construir a través de un fideicomiso conformado con estos depósitos. La idea recibió buena aceptación entre los presentes, que por el momento, quedó en estudio para ser perfeccionada y presentada ante el Ministerio de Economía.

Dejá tu comentario