La mirada preelectoral del mercado y las recomendaciones para invertir antes del 14-N

Economía

Falta Batman para Halloween. Volvieron los eventos Triple A. Sigue drenando la canilla hacia el Tesoro. ¿Qué inversiones tras el 14-N? Si algo faltaba para poner en jaque la reelección de JePo, llegó.

Debates televisivos intrascendentes. Sin ideas. Las mismas recriminaciones de uno y otro lado, sin propuestas concretas. Viejos eslóganes de los 70, como “¡Fuera Yankis! ¡No al FMI, no al ajuste!”, y más de lo mismo aburre. Como si fuera poco, volvió el Capitán Frío sobre los precios y congeló por unos meses. Y quienes lo critican desde la otra vereda no se ruborizan de haber mantenido programas como Precios Cuidados y otros. Hipocresía criolla electoral. Pero también en Yankeeland se cuecen habas, como el escándalo Powell en la mismísima Fed.

Mientras tanto, “aunque usted no lo crea”, volvieron los cónclaves de fondos internacionales en suelo patrio. Claro, a los precios actuales organizar un evento de primer nivel en Argentina es más barato que en otro lugar de la región, por ejemplo. Así, algunos eligen retiros espirituales financieros en la Patagonia, en especial en el hotel emblemático de Bariloche, y otros algunos reductos de zona norte de GBA.

Desde Franklin Templeton Investment hasta Aberdeen Asset Management ya volvieron a ser anfitriones de inversores y gestores del país y la región. También la gente de EMTA sigue muy activa y se prepara para analizar el caso argentino antes de las elecciones.

Analistas, operadores e inversores mirando no sólo las reservas (lamento generalizado, casi masivo, por no haber cerrado con el FMI antes de las elecciones, así el Gobierno se hubiera quedado con los DEG y no tendría que estar presionado con los vencimientos de fin de año), sino también la asistencia del BCRA al Tesoro. En los últimos días se confirmó tanto el giro de utilidades por $17.712 millones como también el de $70.000 millones vía Adelantos Transitorios. De esta manera, en lo que va del mes el BCRA ya auxilió al Tesoro con otros $162.712 millones.

Estos números son relevantes entre los analistas porque tras la liquidación de la última subasta de Finanzas, el Tesoro disponía de más de $100.000 millones de depósitos en el BCRA, de modo que ahora quieren ver si con esto alcanza para llegar al próximo viernes cuando se liquida la última licitación del mes en la que se enfrentan vencimientos por más de $255.000 millones.

A la hora de evaluar inversiones con miras al 14-N, las recomendaciones se resumían en Cedears para adversos al riesgo argentino y si no bonos corporativos de alta calidad, bonos soberanos 35, 38 o 41 ,si no acciones clase “fierros” como en los 80. Mientras que entre bonos hard dólar vs. CER, va “dólar”.

El caso Powell viene siendo la comidilla del mercado neoyorkino que no tardó en tener consecuencias en la Fed, que anunció limitaciones para sus funcionarios a la hora de comprar acciones individuales en Bolsa. El comunicado de la Fed “prohíbe comprar acciones individuales” a sus funcionarios, además de llevar a cabo operaciones bursátiles “durante períodos de alta tensión en los mercados financieros”. Pero la Fed va más allá y obliga a sus funcionarios a pedir una autorización 45 días antes de ejecutar compras y ventas en Bolsa, además de declarar estas operaciones con una frecuencia mayor.

El objetivo es “prevenir cualquier conflicto de interés” y buscar la transparencia que faltó en la polémica protagonizada recientemente por el propio presidente del organismo, Jerome Powell. En las mesas recuerdan que el escándalo ya se cargó las cabezas de Robert Kaplan (Fed Dallas) y Eric Rosengren (Fed Boston). Ambos estuvieron envueltos en unas operaciones llevadas a cabo en 2020.

Ahora todos miran al vicepresidente de la Fed, Richard Clarida, quien también podría estar relacionado con uno de estos casos, según rumorean en Wall Street. En el caso de Powell, el lío se desató al conocerse que vendió 5 millones en acciones justo antes de la caída del Dow Jones hace un año. Concretamente, “hizo 26 transacciones en 2020, pero la operación del 1 de octubre destaca por tamaño y oportunidad”. ¿Peligra la reelección de JePo?

Dejá tu comentario