Productores esperan que gobierno llame al diálogo

Economía

Las entidades del campo aseguran que están dispuestas a sentarse a dialogar con el gobierno para poder conformar una mesa nacional agropecuaria que incluya todos los problemas del sector, luego de que el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, anunció la derogación de la Resolución 125. Hasta el momento, ningún funcionario del gobierno se comunicó con la Comisión de Enlace, que tiene planeado reunirse hoy para analizar la situación del sector.

Ahora los ruralistas insistirán en bajar la alícuota de 35% y «segmentar hacia abajo», porque este porcentaje sitúa a los pequeños y medianos productores «al borde del abismo». También evaluarán si impulsan o no acciones legales por los perjuicios económicos que ocasionó el sistema de retenciones móviles.

«En noviembre le presentamos al ex ministro de Economía, Miguel Peirano, un proyecto sobre retenciones porque ya en ese momento pensábamos que era un impuesto confiscatorio para los pequeños productores», afirmó ante Ambito Financiero Pablo Orsolini, vicepresidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), y agregó que «esta alícuota debe ser escalonada y segmentar hacia abajo, es decir, hay que cobrarles menos a los que tienen menor capacidad de producción».

Orsolini afirmó además que el gobierno tendría que apuntar a cobrarles a los pooles de siembra y ahí recuperaría lo que dejaría de percibir de los más pequeños.

Desde hoy dejará de tener vigencia la Resolución 125, que dio inicio al sistema móvil de retenciones y al extenso conflicto rural, por lo que la alícuota volverá a 35% que regía al 10 de marzo.

Con el tributo fijo, los productores cobrarán como mínimo u$s 1.250 millones adicionales por la soja que todavía retienen en el campo.

«Esto recién comienza. El gobierno nacional tiene que entender que ahora hay que armar una mesa agropecuaria, que contemple todas las economías del país. Necesitamos un consejo agropecuario urgente», afirmó Orsolini.

Por su parte, el vicepresidente de Confederaciones Rurales, Néstor Roulet, también reclamó la formación de una mesa agropecuaria y consideró que es necesario que el gobierno ponga nuevos interlocutores, en una clara alusión al secretario de Agricultura, Javier de Urquiza, que se mantuvo ausente en el conflicto campo-gobierno por más de cuatro meses.

El dirigente sostuvo que quienes hasta ahoranegociaron con el campo tienen una falta de conocimiento muy grande sobre la producción agropecuaria, y un mal asesoramiento en cuanto a las cuestiones del sector.

Para Orsolini, el Ejecutivo tomó medidas sin consultar, «lo que demuestra una seria intransigencia».

Según el gobierno, para la aplicación de las retenciones, para la que lo habilita el Código Aduanero, no debe haber un permiso por parte del sector, como no lo hay cuando se aplica el Impuesto a las Ganancias sobre otros actores sociales, por caso.

Aseveró luego Orsolini que «a partir de ahora, todo lo que salga en política agropecuaria tiene que salir a través del Parlamento».

Dejá tu comentario