Renault dice que no puede producir más ni tomar gente por falta de dólares

Economía

Las restricciones a las importaciones le impiden contar con los insumos necesarios para incrementar sus exportaciones.

La falta de divisas en el país está generando situaciones insólitas. Renault, por ejemplo, proyecta aumentar la producción en la planta de Córdoba con el propósito de incrementar las exportaciones. Para eso, tenía planeado pasar a un segundo turno completo, a partir de septiembre, y tomar 500 operarios. Este incremento de la fabricación de vehículos implica una mayor importaciones de piezas. Hay que recordar que en un modelo nacional, alrededor del 70% de las autopartes que utiliza llega del exterior.

La empresa tuvo que replantear el objetivo porque no tiene garantías de que el Banco Central le entregue los dólares necesarios para cubrir ese aumento de insumos importados. A fin del año pasado, el gobierno dispuso un cupo de divisas para cada terminal para todo el año. Ese monto, las empresas tienen que repartirlo para la importación de vehículos terminados y para autopartes destinadas a la producción. Si importan más 0 km, tendrán menos dinero para ingresar piezas y viceversa. Un incremento de la fabricación, como necesita la marca francesa, implicará una mayor demanda de dólares.

Ante este embudo de divisas, Renault sólo aumentará medio turno de producción y tomará 150 operarios. El resto del plan quedará supeditado hasta que desde los despachos oficiales le garanticen que tendrán los dólares para importar más piezas. Así lo confirmó el presidente de la filial local, Pablo Sibilla, durante la presentación del nuevo SUV Duster.

“El país está en un contexto en que necesita divisas. En septiembre vamos a abrir medio turno de producción para Kangoo. Estamos trabajando para abrir otro medio turno para fabricar más pickup Alaskan. En este momento, estamos discutiendo con el Gobierno el flujo de dólares. Podríamos haber contratado 500 personas en septiembre. Cuando tuvimos las discusiones (con el Gobierno), plantemos que necesitábamos ciertas garantías. De los 500 vamos a tomar un tercio y los dos tercios quedaran pendiente hasta que el gobierno pueda darnos cierta garantías sobre ese tema” señaló el titular de la automotriz.

El sector automotor, como otros de la economía, tiene condicionado su crecimiento por la falta de divisas. El cupo de dólares que el Gobierno dispuso a cada marca es un corset industrial. A esto se suma la falta de previsibilidad.

“A principio de año nos reunimos con el Gobierno y se comprometieron a liberar una cantidad de dólares determinada para distintas marcas. Ese acuerdo se respetó por tres meses. Después se dejó de respetar. Todo es discrecional. El planteo que tenemos a nivel sectorial es que no discutimos la cantidad de dólares que se le otorga a cada compañía. En nuestro caso, lo aceptamos. Entendemos que un problema de reservas y somos solidarios. Una vez que reconocemos eso lo que decimos es que se establezcan reglas claras y que se mantengan en el tiempo. Tenemos que tomar decisiones. Cuando discuto inversiones con mi casa matriz con unas reglas de juego y, al mes, el Gobierno me las cambia, me ponen en una situación compleja. Definamos una regla, la que sea. Puede gustarme o no pero tratemos de mantenerla estable. No cambiemos las reglas todo el tiempo” agregó.

El cupo de dólares obliga a las empresas a estar redefiniendo sus planes de forma permanente: “Queremos exportar más Kangoo pero hoy se da una situación paradojal, que se repite en otras marcas también. Tenemos que arbitrar entre si vendemos el vehículo en el mercado local o lo exportamos porque las fábricas están al límite. Renault está a su máxima capacidad en un turno y si quiero exportar más Kangoo, tengo que dejar de vender en el país”, completó Sibilla.

Dejá tu comentario