2 de mayo 2003 - 00:00

Se estiman pérdidas por u$s 350 millones

Se estiman pérdidas por u$s 350 millones
La Argentina perderá cerca de 350 millones de dólares por las inundaciones que hacen epicentro en Santa Fe y afectan también a Santiago del Estero, Entre Ríos, y Corrientes con un total de 3 millones de hectáreas afectadas.

Ganadería, agricultura, lechería y frutihorticultura son las actividades afectadas en el nordeste, situación que impactará con un efecto dominó en las economías regionales.

Santa Fe, uno de los ejes de la mayor cuenca láctea argentina, ya acumula pérdidas diarias de 10% de la producción total de leche, con mortandad de animales por sobreexceso de agua en explotaciones tamberas.
La intransitabilidad de caminos impide, por caso, la recolección de leche fresca y genera un recorte en la producción de las industrias. SanCor, Milkaut,Verónica, Ilolay, Molfino serían las empresas afectadas por esta merma en la oferta. Muchas ya aseguraron a los productores que pagarán 60% de su producción perdida.

En ganadería habrá un gran impacto en el mediano plazo. A la mortandad por ahogo se suma el estrés hídrico de los suelos -por exceso de agua- que arruinó pasturas e impedirá nuevo cultivo, al menos por este año, hasta que se produzca el escurrimiento que requiere la tierra para volver a ser sembrada. A esto se suman las pérdidas personales de cada productor o el aumento de gastos que implica el traslado de animales a zonas altas, que debe hacerse con flete, que a su vez incrementan los costos por falta de combustible debido a las complicaciones para acceder a ellos. Los traslados por arreo son restringidos por la gran cantidad de áreas afectadas.

• Bajo el agua

Según datos del gobierno santafesino hay 2 millones de hectáreas agrícola-ganaderas bajo agua, de las cuales 200 mil hectáreas tienen cultivos de soja y maíz que estaban a punto de ser cosechadas. Según datos privados entre 45% y 60% del área sembrada aún no había sido levantada, debido a retrasos generados por el clima. Los datos oficiales también indican que hay 1 millón de cabezas de vacunos en serio riesgo de muerte sobre 3,5 millones de animales en zona de riesgo. A las pérdidas del gran cordón santafesino hortícola se sumarán las de animales de granja, que constituyen el último recurso de PyMEs y chacareros. Por caso, ayer se mencionaba una pérdida por mortandad de 200 mil gallinas en Santa Fe. Los anegamientos de caminos y roturas de rutas impedirán tareas sanitarias sobre los rodeos y habrá incremento en los costos de inversión hasta adecuar las explotaciones a las necesidades de producción luego de un «saqueo» de nutrientes como el actual.

En
Santiago del Estero, Corrientes y Entre Ríos el mayor impacto se dará sobre ganadería con un lucro cesante por problemas sanitarios, mortandad, retraso en la reproducción de los rodeos y efectos adversos sobre la infraestructura regional. Pero el campo no se queda quieto y los productores ya comenzaron una cadena de ayuda: al aporte del gobierno nacional a los frutilleros de Coronda se sumó la Federación Nacional de Productores de Papa, que aportó 2 camiones de papa para los inundados mientras una entidad como Coninagro se declaró en sesión permanente y CRA formó una base de datos para registrar campos aptos para recibir hacienda desde las zonas inundadas.

Dejá tu comentario

Te puede interesar