Senado de EEUU aprobó el paquete de rescate financiero

Economía

El Senado de Estados Unidos aprobó hoy por 74 votos a favor y 25 en contra el plan de rescate para la economía estadounidense, que incluye 700.000 millones de dólares de dinero público para comprar los valores "tóxicos" que lastran los mercados.

El plan debe ser aún aprobado por la Cámara de Representantes, que podría votar el viernes. La Cámara Baja ya rechazó una versión similar del plan el lunes, lo que provocó una fuerte caída de las bolsas.

De ser aprobado por ambas cámaras del Congreso, la entrada en vigor del plan sólo requerirá de la firma del presidente George W. Bush, que se da por segura.

La propuesta del Senado conserva la base del plan que fue rechazado en el Congreso: la autorización al secretario del Tesoro, Henry Paulson, para gastar 700.000 millones de dólares del erario público para comprar los valores "tóxicos", principalmente inmobiliarios, que están ahogando a numerosas instituciones financieras.

Paulson tendrá a su disposición de inmediato 250.000 millones. El presidente Bush tendrá potestad de entregarle otros 100.000 millones, y los 350.000 millones restantes deberán ser aprobados por el Congreso.

El plan también establece mecanismos para que Paulson explique en el Congreso los gastos realizados.

Para intentar contentar al mayor número posible de senadores y evitar un rechazo como el de la Cámara de Representantes, los líderes demócratas y republicanos introdujeron en la versión del Senado rebajas de impuestos para las empresas y mayores garantías para los depósitos bancarios.

La importante votación en el Senado contó hoy con la presencia de los dos candidatos a la presidencia del país, el republicano John McCain y el demócrata Barack Obama, y del aspirante demócrata a la vicepresidencia, Joe Biden. Los tres votaron a favor.

Los líderes de ambos partidos se esforzaron en resaltar que el plan fue acordado por todo el espectro político presente en el Senado.

El paquete de rescate, afirmó el líder demócrata, Harry Reid, "no es para los tigres de Wall Street", para "avaros", sino para "las familias". Ante el masivo rechazo popular al plan, el senador por Nevada aseguró que, votando a favor, la Cámara Alta cumplió con su labor: "Rechazamos lo fácil, y elegimos lo correcto" para devolver al país al "camino de la estabilidad, la prosperidad y el crecimiento".

El acuerdo fue producto de "una cooperación sin precedentes" entre ambos partidos, afirmó el líder de la minoría republicana, Mitch McConnell.

Dejá tu comentario