Soja imparable: subió u$s9,6 y superó los u$s550 (máximo en siete años)

Economía

Los precios de la soja volvieron a subir ayer en el mercado de Chicago, impulsados por acotados stocks frente a una sostenida demanda y malas condiciones climáticas en Estados Unidos. Así, la cotización de la oleaginosa alcanzó su valor más alto desde junio de 2014.

La soja anotó su séptima suba consecutiva, al trepar 1,7% (u$s9,6) hasta los u$s550,5 la tonelada. Los motivos del alza, según explicaron desde la corredora Granar, continuaron siendo los mismos de las jornadas previas: “Un mercado físico muy firme por existencias que se van agotando a más de cuatro meses de cierre de la campaña y un inicio de las siembras 2021/2022 bajo condiciones climáticas adversas, con temperaturas muy bajas y lluvias insuficientes sobre el Medio Oeste de Estados Unidos”.

“Por el lado de la demanda, al menos de momento, el mercado parece no darle mucho crédito a las noticias sobre recomendaciones de funcionarios chinos a los ganaderos para que bajen la cantidad de harina de soja y de maíz en las raciones”, señalaron desde Granar y concluyeron: “Más allá de lo concreto de los fundamentos alcistas, luego de tantas ruedas positivas y de las compras abundantes de los inversores, el mercado puede verse sometido a una rueda de toma de ganancias en cualquier momento, lógica que aplica por igual para el maíz y para el trigo”.

Por su parte, la fuerte suba del aceite de soja, que alcanzó máximos en diez años, sería otro de los factores que contribuyó a esta escalada en los precios. De esta manera, el subproducto ganó 3,19% (u$s 41) durante la jornada hasta los u$s 1.326,7 la tonelada, mientras que la harina creció 0,62% (u$s 2,8) para posicionarse en u$s 455,1 la tonelada.

El maíz, en tanto, escaló 3,02% (u$s7,2) y se ubicó en u$u246 la tonelada, su precio más alto desde julio de 2013. “En un contexto global en el que la disponibilidad de granos amarillos viene en declive, la persistencia del clima frío en Estados Unidos que afecta a la siembra y germinación del cereal habría apuntalado a los precios”, indicó la Bolsa de Comercio de Rosario. Además, las condiciones de sequía presentes en Brasil podrían afectar la siembra del maíz de segunda, lo cual también contribuyó al aumento.

Por último, el trigo trepó 2,1% (u$s5,1) y se ubicó en u$s247,5 la tonelada, como consecuencia de la ola de frío en Norteamérica y el impulso recibido por las subas de la soja y el maíz. “La tónica alcista y la apuesta de los especuladores estuvo relacionada con la ola de frío que, con fuertes heladas y nevadas incluidas, afecta el centro y el sur de las Grandes Planicies en Estados Unidos, donde crecen los trigos de invierno que se comercializan en Kansas y que responden por cerca del 70% de la oferta total del grano fino estadounidense”, analizó Granar.

Temas

Dejá tu comentario