Sólo 2 opciones para ahorristas: esperar el plazo o tomar el bono

Economía

Ya hay acuerdo entre el Ministerio de Economía y el Banco Central para definir la salida del «corralito». Funcionarios del equipo de Roberto Lavagna aseguran que el viernes podría estar firmado por Eduardo Duhalde el decreto de necesidad y urgencia. Se avanzará con un bono optativo para los depósitos reprogramados: será a seis años en pesos, a diez en dólares y para los mayores de 75 años habrá un título especial con vencimiento en 2005. Los bonos servirán además para pagar deudas bancarias, comprar acciones en la Bolsa o adquirir bienes. La empresa o individuo que reciba el título podrá acreditar un porcentaje del valor del bono en cuenta corriente (el resto lo deberá conservar bajo la forma del mismo bono) pero aún no está definido ese porcentaje. Quienes no opten por el bono en dólares podrán quedarse con el depósito reprogramado y esperar los plazos de pago ya fijados. La reunión que Lavagna mantendrá hoy con la cúpula del FMI será clave para determinar el futuro de este nuevo plan para salir del «corralito».

El Ministerio de Economía y el Banco Central acercaron ayer posiciones en torno de la solución para el «corralito», aunque la continuidad del titular del BCRA, Mario Blejer, aún permanece en duda. Se avanzará con un bono optativo para depósitos reprogramados y también para cuentas a la vista, aunque en este último caso en forma limitada. Este título servirá, además, para pagar deudas bancarias, comprar acciones en la Bolsa o adquirir bienes.

No está claro aún si la empresa o individuo que recibe el título podrá transformarlo en efectivo o en qué porcentaje. En realidad, esto será definido a través de una reglamentación especial, que dispondrá hasta qué punto el Estado decide «monetizar» dichos títulos.

Quienes no opten por el bono en dólares podrán, en cambio, quedarse con el depósito reprogramado y esperar los plazos que ya fueron fijados en el cronograma establecido por el Ministerio de Economía.


Así lo establece el último borrador del proyecto de decreto de necesidad y urgencia que redactó el Ministerio de Economía. La nueva versión planteó cambios sustanciales respecto de la anterior, que fundamentalmente permitía que los depósitos reprogramados pudieran aplicarse a la compra de bienes y otras opciones.

• Sin objeciones

El titular del Banco Central, Mario Blejer, señaló que «más allá de algunas salvedades, no tenemos objeciones a la propuesta elaborada por Economía».

Sin embargo, y pese a esta conformidad, todavía no está claro si Blejer continuará en su puesto. Por lo pronto, ayer presentó su renuncia indeclinable el economista jefe del Banco Central, Eduardo Levy Yeyati, proveniente de la Universidad Di Tella que había sido convocado por Blejer a principios de año
.

Levy Yeyati resultó el primer fusible de los encontronazos que se produjeron con Economía en torno del «corralito» y fue, de hecho, el que más férreamente se opuso a esta iniciativa.

Esta salida aumentó las especulaciones con respecto a la actitud que tomará Blejer cuando regrese el presidente de la Nación, Eduardo Duhalde. Una de las posibilidades es que decida alejarse del cargo ante los continuos encontronazos con Economía. Claro que buscaría hacerlo a través de un mecanismo que genere el menor ruido posible y procurando dejar «gente de confianza para que el impacto no sea aun más fuerte», confiaron fuentes del Central.

La reunión que el ministro de Economía, Roberto Lavagna, mantendrá hoy con altos funcionarios del FMI será clave para determinar el futuro del plan para flexibilizar el «corralito»
. Ya es público que el Fondo apoya la idea de un plan BONEX compulsivo para los depósitos reprogramados, pero el titular de Hacienda lleva argumentos para convencerlos de la inviabilidad de esta iniciativa.

En las conversaciones que mantuvieron durante todo el fin de semana, e inclusive ayer, tanto Blejer como Lavagna estuvieron de acuerdo en acercar posiciones lo más rápidamente posible. La suba sostenida del dólar desde el viernes a causa del conflicto desatado por el «corralito» fue clave para calmar los ánimos.

El secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen, estableció ayer oficialmente el cronograma con los próximos pasos: «Ya está listo el decreto de necesidad y urgencia para el 'corralito' y será firmado el viernes», día en que Lavagna se reintegra a las actividades tras su visita a los funcionarios del FMI en Washington.

Según explicó Nielsen, en una breve conferencia que dio en la Bolsa de Comercio, la posibilidad de avanzar con bonos obligatorios «fue desechada, porque no serían avalados ni por la Corte Suprema ni por el Congreso».

Dejá tu comentario