También Chile pide que la Argentina acuerde con FMI

Economía

Chile se sumó oficialmente a los Estados que le recomiendan a la Argentina cerrar rápidamente un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. José Miguel Insulza, el ministro de Interior -que en Chile equivale al cargo de vicepresidente- del gobierno de Ricardo Lagos, fue el que hizo público el pedido, con diplomacia, pero con mucha claridad. Según el ex canciller chileno, ante la consulta de Ambito Financiero, su país recomienda esta firma y apoya «firmemente la decisión de Eduardo Duhalde de acordar con el FMI». Insulza dijo también que la mejor forma de colaborar con la crisis argentina, en lugar de pensar en préstamos para cubrir pagos a organismos internacionales, es «continuar siendo uno de los mejores compradores» de las exportaciones locales, lo que genera un superávit comercial mayor «a cualquier préstamo» que se le pueda aportar al país.

Consideró que prácticamente Chile no tuvo contagio de la crisis argentina y la prueba es que su riesgo-país está en el nivel más bajo de la década. Las principales declaraciones de Insulza a este diario, fueron las siguientes:

Periodista: En la Argentina hay una dura pelea interna sobre la necesidad o no de acordar con el Fondo Monetario. Recientemente los gobiernos de Italia y España le reclamaron a Eduardo Duhalde que termine de firmar con el organismo. ¿Cuál es la posición de Chile?


José Miguel Insulza:
Chile no exige nada a la Argentina. Pero siempre sostuvimos la necesidad de que este país llegue a un acuerdo con el FMI, y que a su vez, los organismos financieros internacionales también apoyen a la Argentina. Es una posición en conjunto que el gobierno de Chile mantiene con el mexicano y el brasileño.

• Incertidumbre

P.: ¿Qué pasaría si la Argentina no acuerda con el FMI?

J.M.I.:
Sería una circunstancia excepcional e inédita para un país tan incierto en el mundo y con la envergadura que tiene la Argentina. Todos los países que entraron en moratoria recientemente acordaron con el Fondo. Por todo esto nosotros apoyamos firmemente la decisión de acordar con el FMI.

P.: ¿Por qué cree que el FMI fue particularmente duro con la Argentina?


J.M.I.:
Puede parecer simplista, pero puede ser que luego de los hechos del 11 de setiembre, el mundo está mirando para otro lado. La crisis argentina ocurrió por desgracia en el peor momento.

• Ayuda comercial

P.: ¿Chile ayudaría a la Argentina aportando asistencia financiera para cumplir con algún pago internacional?

J.M.I.:
Nosotros tenemos una concepción diferente. Creemos que la mejor manera de ayudar es a través del comercio, que en el caso de estos dos países es ampliamente favorable a la Argentina desde hace muchos años. Nuestro gas lo compramos en la Argentina, así como la mitad de nuestro petróleo. Espero que lo sigamos haciendo. Somos de los mejores compradores que tiene este país en el mundo, además de exportarle relativamente poco. El superávit comercial que resulta de este intercambio para la Argentina, que debe andar por los 1.000 millones de dólares, es muy superior a cualquier préstamo que Chile puede hacer. Además, algo bueno, nadie le queda debiendo a nadie.

P.: ¿Hay preocupación por las inversiones chilenas en la Argentina?


J.M.I.:
No hay ningún inversionista grande con sede en Chile que se haya ido o que esté pensando en abandonar este país. Nadie está pensando seriamente en esta posibilidad. Nuestras inversiones son a largo plazo.

P.: ¿Cuánto impactó la crisis argentina en Chile?


J.M.I.:
Muy poco en realidad. Hubo algunas consecuencias para cierto tipo de exportaciones de manufacturas u otros productos elaborados que por efecto de la devaluación en la Argentina perdieron cierta competitividad. Pero no hubo fluctuaciones en nuestra moneda, ni contagio en cuanto a la tasa de interés. Nuestro riesgo-país está en no más de 130 puntos, su nivel más bajo de la última década.

P: Hay muchos argentinos que en estos días están emigrando de la Argentina hacia otros países. ¿Aceptaría Chile ser un país receptivo de esta inmigración?


J.M.I.:
Nosotros recibiremos con los brazos abiertos a todos los argentinos que quieran venir a trabajar a Chile. No tendrán ningún problema. La tasa de desocupación en Chile hoy es alta, está dentro de 10%, con lo cual no estamos en las mejores condiciones. Pero el que tenga oportunidades será bien recibido.

P.: Evidentemente a la Argentina le cuesta mucho mantener políticamente las alianzas que llegan al poder. En Chile gobierna desde hace más de 12 años un acuerdo de este tipo, pero con cierto éxito. ¿Cuál es para usted la diferencia?


J.M.I.:
No voy a opinar sobre la Argentina sino sobre Chile. Nuestra alianza política, la Concertación, se formó en realidad como fruto de una necesidad: terminar con la dictadura. Como nos fue bien en esa empresa seguimos adelante en otras. Quizá el secreto es que no fue fruto de una lucubración ideológica sino producto de la necesidad política. Lo único que puedo decir es que este tipo de alianzas requieren decisiones fuertes que hay que tomar.

Dejá tu comentario